Consejos escritores noveles

10 consejos para escribir tu primera novela de Romántica Histórica por Ivette Chardis

6 junio, 2017

Hay quien dice que escribir romántica histórica es uno de los subgéneros de la novela romántica más difíciles. Lo más probable sea por la cantidad de documentación e investigación que se necesita. Para mí es de lo más natural, siempre me ha fascinado la historia, y además de leer romance histórico también leo por placer libros sobre biografías, hechos verídicos, costumbres etc. Cualquier documento que caiga en mis manos sobre el pasado es como un regalo del cielo.

Aún así, y a pesar de que puede que eso me condicione para escribir de manear más fluida la romántica histórica no me exime de un paso imprescindible, la documentación.

Ese sería uno de los 10 principales consejos que podría darte si estás pensando en escribir tu primera novela romántica histórica.

Pero antes hay otros más importantes que debes de tener en cuenta y que he aprendido a lo largo de mi vida como escritora.

Mi primera novela de este subgénero, Destello azul, fue publicada por Ediciones B en enero del 2017, y a lo largo del 2018 voy a publicar 3 novelas más. Por lo tanto, puedo hablarte desde mi experiencia y contarte todo aquello que he aprendido para que tu primera novela romántica histórica no se quede a medias y tenga los ingredientes adecuados para convertirse en una obra completa con la que te sientas satisfech@.

¡Allá vamos!

 

  1. Pierde el miedo a la romántica histórica.Hay que tenerle respeto, sí, como todos los géneros y los subgéneros de la romántica, pero no por ello hay que temerla.Si escribieras una historia centrada en la época actual pero ambientada en otro país, igualmente deberías de tener en cuenta esta fase previa antes de empezar. Por lo que ese temor no está tanto por lo que desconoces, sino por lo que necesitas saber.
    Si estás pensando en escribir una novela de época escoge aquella que más te apetezca y te entretenga. Eso me lleva al paso nº2
  2. Escribe lo que te apetezca y disfruta.No hay nada peor que escribir una novela romántica histórica a la fuerza, porque toca, porque crees que se venderá mejor o porque a tu público le gustará. No hay que menospreciar a nuestros futuros lectores, pero como esta va a ser tu primera novela hay que asegurarse primero de que sea de calidad, y no lo vas a poder conseguir si no existe pasión en tu trabajo.Ya que te has decidido por la romántica histórica elige una época que te llame la atención y por la que sientas curiosidad. A veces surge una idea que te llena de ilusión y solo has de tirar del hilo para que de pronto veas todo su potencial.La idea de la trama de una de mis novelas, que va a ser publicada el próximo año y que ya tengo pactada con una editorial, surgió en una visita guiada en una excavación recientemente descubierta. No digo dónde, para no dar pistas que todavía no puedo avanzar. Las anécdotas que contó el guía turístico me impactaron y me llevaron a buscar libros sobre la temática, hasta que al fin me dí cuenta de que lo que me apetecía era abordar una historia romántica de época desde una perspectiva distinta. Alejarme un poco de lo establecido sin perder la esencia, porque era lo que me venía en gana.Disfrutar escribiendo es una de los principales motivos por lo que te tienes que regir, sino durante el largo y duro camino que es escribir tu primera novela lo vas a pasar tan mal que no va a existir una segunda.
  3. Aclara cual es tu objetivo.
    Es importante conocer de antemano para qué quieres escribir una novela romántica histórica. Existen varias opciones todas ellas igual de válidas:
    A) Para experimentar.
    B) Para entretenerte durante tus ratos libres.
    C) Para aprender y mejorar.
    D)Para publicarla y vender ejemplares.

    Si estás dentro del grupo de las personas que escogerían la opción A y B, no te molestes en seguir leyendo. Tu objetivo se ha cumplido desde el primer momento que escribes las primeras palabras, da igual si continuas o no, ya que si no lo haces significará que ya no quieres experimentar y te aburre seguir escribiendo.

    En cambio si estas dentro del grupo C y D estás en un apuro. Tu fin último hasta que no hayas exprimido toda tu creatividad será terminar la novela, conseguir un resultado aceptable y de calidad, por lo que debes comprometerte contigo mismo a seguir adelante pase lo que pase.

    ¡Agárrate que vienen curvas!

  4. Define bien la trama.
    Antes de empezar a escribir las primeras páginas te recomiendo encarecidamente que realices un pequeño esquema de aquello que quieres contar. Seguro que lo tienes en la cabeza y piensas que es imposible perderte, pero lo es. A los escritores noveles les cuesta escribir un guión sobre la novela que van a desarrollar, es como si les cortaran las alas, pero piensa que es el mejor modo de que tus ideas queden a buen recaudo. Lo ideal sería planear todas las escenas. Sin embargo, si este punto te crea cierta ansiedad empieza con un pequeño esquema en el que definas con cuatro líneas la trama principal, el obstáculo que se van a encontrar los protagonistas y el desenlace.
  5. Empieza por la primera frase.
    Existen tres tipos de personas:
    1)Las que se lanzan a la piscina sin mirar que contenga agua.
    2)Aquellas que se quedan petrificadas en el trampolín.
    3)Las que realizan un salto mortal y caen de pie.

Para serte sincera, yo soy de las primeras y he tenido que aplicar más de una vez un plan de contención para medir las consecuencias. Por eso el recurso número 3, en mi caso, ha sido ideal. De esta manera no me desvío y no me doy de bruces contra el bordillo.

Si eres del otro tipo de personas, aquellas que nunca se deciden, que están cargadas de dudas y temores, lo más sencillo es empezar por la primera frase.

Existen muchas técnicas de escritura creativa para empezar las primeras páginas de tu novela, una de ellas es escoger varias frases al azar de varios libros distintos que tengas por casa y enlazarlas y/o rellenarlas para formar el primer párrafo de tu novela. Lo mismo puedes hacer con las palabras de un diccionario.

  1. Escribe primero las escenas que más te gusten.No es malo confesar que hay algunas escenas necesarias en las novelas y adecuadas para el desarrollo de la historia, pero una auténtica pesadilla para el escritor. Ya sea porque no sabes cómo exponerla, porque parece aburrida o da pereza. Por lo tanto, si ya tienes tu esquema no tienes por qué empezar por el principio, puedes escribir ese diálogo o esa escena de tensión sexual que tanto te atrae. Una vez coges carrerilla lo demás fluye sin darte cuenta.
  2. No te quedes a medias.Cuando te decides a escribir tu primera novela al principio todo parece fluir hasta que de pronto te atascas sin saber por qué. El motivo no es otro que no haber definido bien el obstáculo (por qué, para qué de la situación) y el desenlace (cómo se resuelve).En la novela romántica histórica se añade, como ya comentaba al principio, el pavor de la documentación, y más cuando has escogido una época que no dominas o partes de cero.Es importante cuando escribes el borrador no detenerse en esos detalles y continuar con la trama. Anota a parte o en el mismo documento, pero con otro color, las dudas que te surjan, como por ejemplo: ¿De qué metal estaban hechas las bañeras? ¿Existía las mermelada de fresa en aquella época? ¿Qué estampados eran lo que estaban de moda? ¿Cuánto tiempo se tardaba en trasladarse de un pueblo a otro? Y posteriormente realizar otra búsqueda de documentación mucho más específica.
  3. Busca alternativas a la Wikipedia. Cuando escribes una novela romántica histórica y más si es la primera lo ideal es realizar una recopilación de todos esos detalles históricos que has ido averiguando durante la planificación de tu novela y en paralelo a su escritura. Te puede servir para próximas novelas en las que ya tendrás parte del trabajo hecho.No hay inconveniente en utilizar la Wikipedia tanto en español como en otros idiomas (el traductor automático es estupendo) pero no te olvides de las bibliotecas y los especialistas a los que puedes recurrir con tus dudas, así como museos y registros históricos.Si no encuentras lo que buscas o hay un detalle que nadie sabe responder sobre si las fresas con nata era un postre común en la España del siglo XVII, puedes elegir tomarte ciertas licencias literarias que en algunos aspectos no vienen nada mal (recomiendo hacerlo siempre que sea por motivos estructurales) también tienes la posibilidad de omitir esa parte y en lugar de hablar de la comida que había en la mesa ese día, describir la cubertería si por un casual has encontrado un catálogo de una vajilla de ese siglo en concreto.Otra opción es saltarte algunas descripciones y tomar partida por diálogos más dinámicos. Sin embargo, no olvides contextualizar la historia y pensar lo que tiene de extraordinaria para que ocurra en ese siglo precisamente. ¿Qué es lo que no podría ocurrir en otro?
  4. Persevera.No es nada excepcional llegar a un punto de saturación en el que te sientes incapaz de continuar y piensas en tirar la toalla. Me ha pasado infinidad de veces. A estas alturas te importa un pimiento si la novela en la que trabajas y a la que dedicas tantas horas va a ser publicada o no, lo único que sientes es que te está robando el tiempo. En esos momentos has de ser consciente que es una fase natural del escritor y que se supera.Tu objetivo número uno al escribir la novela es terminarla sin caer en la trampa del “no vale la pena” o “¿quién soy yo para escribir una novela?”. Eres una persona con pasión, creatividad y si has llegado a la mitad del camino no hay nada mejor que seguir hacia adelante. Para ello lo esencial es planificar bien tus momentos de escritura para no sobre-saturarte.Elige un día a la semana o bien un número concreto de palabras que debes escribir al día para no perderte en tu historia. Si no tienes fecha límite empieza con un número bajo, 100 o 200 palabras diarias. No tienen por qué ser perfectas. Tu solo escribe y al final del mes lo verás desde otra perspectiva, más positiva al comprobar tu avance. Quieras o no solo hay una alternativa: seguir.
  1. Reescribe las escenas si es necesario.Si me has hecho caso en el consejo nº 3 tendrás una idea de cómo quieres que se desarrolle tu historia, y hasta habrás descrito alguna escena. Sin embargo, no es la panacea. Tal vez tus personajes hayan decidido saltarse las normas, o bien has abierto los ojos y te has dado cuenta de que no tiene sentido una determinada acción si antes no expones la relación que tienen ciertos personajes.
    ¡Viva la improvisación!
    Lo mejor de planear es la improvisación. Renombra las escenas si las habías titulado, reorganizarlas si las habías numerado y hasta preparáte más de un final. El límite lo pones tu.
  2. No te olvides nunca de tus personajes.He dejado este consejo para el final, pero no significa que sea el menos o más importante. Al escribir una novela hay que tener presentes varios conceptos que actúan como un equipo: sin personajes no hay trama, sin trama no evolucionan los personajes.En la novela romántica histórica puede existir cierta duda en los escritores al retratar un personaje que actúa distinto a las normas de la época, pero en eso es lo que se centra toda historia, contar aquello que es excepcional.No sé si te suena un concepto generalizado en la escritura: el arco dramático. En el caso de los personajes imagina una gráfica que empieza en el cero y a medida que va oscilando de 0 a 100, de 100 a 200, de 200 a 90 y de 90 a 300, tendrás el arco de tu personaje.

Cada uno de lo números es un estado emocional por el que pasa, ha de subir, caer, aprender y volver a subir para que sea creíble. Sé consciente de ello y otorgarás mayor consistencia a tu novela.Y por último, vuelvo a las andadas, no te dejes intimidar por lo que es normal o estereotipado en cualquier género, escribe lo que te salga de la creatividad.

 


Ivette Chardis
WEB ESCRITOR

     1. Sobre mí.

Escritora de novela romántica histórica, adicta a la lectura y la escritura. Buscadora incansable de nuevas métodos para el desarrollo de la creatividad y el proceso de escritura de una novela. Si quieres saber más sobre mi pincha aquí.

     2. Sobre mis libros.

Mi primera novela es Destello azul . Sinopsis: “June, hija del conde de Belford, y Elric Glover, ladrón y estafador, criado en los bajos fondos de Londres, se conocen durante la peor noche de sus vidas. Los dos son testigos del asesinato del conde que esconde una joya de gran valor: el diamante azul. El mismo que llevó Maria Antonieta antes de morir guillotinada.

Deciden asociarse para buscar el diamante, y lo que en principio solo se trataba de formar equipo queda en entredicho cuando sus vidas se entrelazan como los hilos de una telaraña. Él está obsesionado con mantenerla a salvo, y ella se debate entre la pasión que ese hombre le provoca y el orgullo de no querer convertirse en una más.

A June le esperan sorpresas y descubrimientos que la mantendrá recelosa hasta de su propia familia, y deberá elegir en más de una ocasión entre la venganza y el amor.”

Puedes pinchar en el libro para ir al lugar de compra.

Puedes leer otro post de este serie de la mano de Carlos J. Euguren: 10 consejos para escribir Fantasía

 
guía de supervivencia del escritor novel

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply Aurora Madariaga 6 junio, 2017 at 19:05

    ¡Muy buenos consejos, Ivette! Se aprecian mucho, pues cada ayuda en este subgénero viene muy bien.

    Yo estoy en esta categoría. Escribiéndo mi primera novela y si, es histórica y romántica. No lo planeé. Es simplemente la historia que quiero contar. También lidea con ciencia ficción, y así se acrescenta más la dificultad. Empezé hace dos años a escribir algo así como un borrador y más que nada lo que he estado haciendo es aprendiendo a la par que avanzo. Como tu bien dices, sin esa pasión y ganas de querer contar la historia, no tendríamos el aguante de perseverar hasta conseguirlo.

    Mi novela está basada en parte en una etapa específica de un personaje histórico, por lo que he estado investigando cada cosa sobre él y me he deborado cada libro, documental y un cuántohay más sobre su ciudad natal, su ciudad adoptiva, su trabajo, obra, y un largo etcera más. El primer párrafo de esta entrada me describe perfectamente. A mi también me encanta la historia y soy super curiosa sobre los detalles de la vida en tiempos pasados. Tendemos a mirar épocas pasadas con ojos románticos, pero entre más te adentras en la realidad de esas sociedades, más te das cuenta que para ellos las cosas no siempre fueron color de rosa y debieron lidiar con obstaculos para el desarrollo de sus vidas, como la alta tasa de mortalidad infantil y la falta de la penicilina, por nombrar algunos.

    Como aconsejas, también me he convencido que lo mejor es crear una guía de los acontecimientos y también una línea del tiempo para ordenar cada escena y qué pasa cuándo y quiénes se ven involucrados. Es un tanto tedioso y no disfruto mucho hacerlo, pero es una ayuda tremenda para no perderse. Luego de más de 300 páginas de borrador, es fácil perderse sin una estructura sólida a la cual atenerse. Lo que también hago en este sentido, es grabar archivos de audio en los que hago un “brainstorming” para mi misma. Luego los escucho y así puedo aclarar muchas de las ideas que quiero incluir. No son una pérdida de tiempo, pues mucho de lo que he dicho en esos archivos de audio han terminado en mi borrador como escenas. Eso aparte de contar con cuadernos donde anoto cada pachotada que se me ocurre en el día. ¡Todo sirve! No puedo dejar las ideas escapar.

    Pero, apesar de todo el esfuerzo y de lo mucho que he aprendido en estos últimos dos años, y lo que sigo aprendiendo de blogueras/os como tu que son tan generosos de compartir sus conocimientos, ¿Sabes qué? Es un hermoso proceso y todavía estoy enamoradísima de mi historia y de mis personajes, por lo que no descansaré hasta verla escrita así mismo como la imagino en mi cabeza. Que sea basada en otra época sí añade un factor de dificultad pero en general el sólo hecho de contar una historia de ficción y construir personajes y mundos de la nada ya es una tarea titánica.

    ¡Saludos desde Alemania!

  • Deja tu comentario