Recursos escritores noveles

cómo crear un audiolibro. entrevista a marta baonza

1 octubre, 2020

Uno de mis sueños, además de publicar mi primer libro, ha sido crear un audiolibro con él. Soy una enamorada de este formato, lo utilizaba cuando tenía un horrible trabajo que me hacía pasar mucho tiempo en el coche. Escuchar audiolibros me ayudaba a pensar menos en mi miseria. Así que les tengo mucho cariño. Sin embargo, para un escritor invertir en uno es complicado.

Hace unos cuantos años, lo recuerdo como si fuese ayer, una chica me envió un email. Me hablaba de un proyecto en el que trabajaba y que buscaba a escritores que cedieran un relato para llevarlo a cabo. Consistía en locutar ese texto. Aluciné en ese momento y no he dejado de hacerlo hasta ahora. Primero porque me escribiese a mí y segundo porque aquella idea inicial se hizo realidad con el primer capítulo de Ley de Enfermedad 0.

Aquella chica es Marta Baonza y su proyecto Traducine. Gracias a su altruismo he podido utilizar esa locución durante el crowdfunding de Ley de Enfermedad 0, que se completó en tan solo dos días y medio. Y parte fue gracias a ella. Así que esta entrevista es para que conozcáis más su trabajo, que es fascinante, lo que conlleva crear un audiolibro y para que podáis contactarla sabiendo de antemano la calidad de su productos.

crear un audiolibro

Hace poco, hemos vivido una fuerte polémica con los personajes de Memorias de Idún, locutados por actores de series de televisión sin formación para ello. Me encantaría saber tu opinión al respecto.

Doy mucha importancia a la formación en la disciplina que uno quiera desempeñar. Me parece una pena que se cambiaran los actores elegidos y aprobados por la propia autora, Laura Gallego, en consonancia con Michelle Jenner, que es una excelente actriz de imagen y de voz con dilatada experiencia en ambos campos. Cuando decidí trabajar profesionalmente con la voz, lo primero que tuve claro es que debía formarme para ello debidamente. Yo no he visto la serie, pero sí he oído críticas de compañeros y he leído (lamentablemente) alguna de las declaraciones de uno de los actores de imagen que ha participado en dicho doblaje sin experiencia previa en doblaje donde hablaba con desprecio del doblaje que se hace en España. Como conozco mucho la profesión por dentro, y he vivido en propias carnes la dificultad de aprenderla, creo que lo primero es respetar a los profesionales y si las circunstancias te llevan a doblar sin contar con la formación específica, lo suyo es hacerlo desde la humildad y el respeto. Me consta que hay muchos actores de imagen que están acudiendo a las escuelas de doblaje para aprender la técnica y merecen todo mi reconocimiento. Ellos cuentan con la ventaja inicial de que ya tienen muy trabajada la interpretación, pero doblar es muy diferente a actuar delante de una cámara si no lo has hecho nunca, y no solo por las cuestiones técnicas de sincronización, con lo que hacerlo me parece un intrusismo totalmente reprobable. En mi opinión, es algo excepcional que un actor de imagen que nunca haya hecho doblaje lo haga bien sin haberse formado mínimamente. Por supuesto que siempre habrá una parte subjetiva al valorar una obra artística, y de la misma forma que hay personas sin formación actoral que poseen unas cualidades innatas que los convierten en actores casi automáticamente, seguro que hay algún actor de imagen con habilidad para aprender rápidamente las técnicas del doblaje, pero no es la norma y como en cualquier campo, estoy en contra del intrusismo.

Esto me lleva a que siempre tengo duda de cuál es tu profesión exactamente: ¿actriz de voz? ¿locutora? ¿traductora? Me gustaría que pudieras explicar cuál es y la diferencia en estas disciplinas.

Ya sé que dicen que «quien mucho abarca poco aprieta», pero si algo ha caracterizado mi vida tanto personal como profesional han sido la variedad y la diversificación, así que la pregunta de cuál es mi profesión exactamente no tiene una respuesta única, aunque no siempre haya simultaneado las tres actividades que mencionas. Llevo más de 20 años trabajando en el sector audiovisual desde varios prismas, aunque mi carrera empezó como traductora y subtituladora. En mis inicios me especialicé en subtitulado tanto de versión original (traducción y sincronización con vídeo) como en subtitulación intralingüística (subtitulado para sordos).

Como traductora lo que hago fundamentalmente es traducir guiones y la técnica es diferente según la modalidad: (1) si es un guion de preproducción (aún no se ha rodado), lo que hago es una traducción más convencional, en el sentido de que se traduce todo (diálogos, descripciones, indicaciones técnicas…); (2) si es un guion para doblaje, traduzco únicamente los diálogos e incluyo indicaciones de lo que llamamos «gestos» (llantos, bostezos, carraspeos…) y risas, así como los nombres de los personajes, intentando facilitar al máximo la labor del ajustador, que es el siguiente eslabón de la cadena. De la labor de ajuste suele ocuparse el director de doblaje, que adapta la traducción para que «entre en boca», como decimos nosotros, es decir, para que se ajuste a los movimientos de los labios del actor o de la actriz que habla en pantalla, poniendo especial atención a las consonantes labiales, y que parezca que están hablando español; y (3) si se trata de traducir para subtítulos, en ese caso debo hacer una traducción más sintética, porque estamos limitados por la velocidad de lectura y del número de caracteres y líneas de cada subtítulo.

Como subtituladora, también he subtitulado para sordos numerosos programas siguiendo lo que posteriormente recogió la norma UNE 153010, desde antes de que esta se creara. Lo que hacemos es subtitular los diálogos y efectos sonoros relevantes para la trama, diferenciando personajes con colores y guiones, según su relevancia y orden de intervención. Precisamente mis primeros pinitos profesionales en el mundo de la voz vinieron del lado de la accesibilidad, locutando audiodescripciones para ciegos (por si alguien no está familiarizado, consiste en describir ─aprovechando las pausas de los diálogos, pero sin saturar al espectador─ aquellas acciones y elementos visuales y contextuales que son relevantes para que las personas ciegas o con problemas de visión puedan seguir la trama junto con los diálogos y la banda original).

Como actriz de voz he participado en diversas lecturas literarias para la radio (como Radio Almaina y Libertad FM, donde estuve colaborando semanalmente durante más de un año  en el espacio «El placer de leer» del programa «El mejor día de la semana»), he hecho varias voces en un cortometraje autoproducido, participé en uno de los vídeos (minuto 1:37:45) emitidos en la II Gala de los Premios Irene de Doblaje y he leído varios relatos y capítulos literarios que están en producción, además de una serie de ficciones sonoras (radioteatro) en las que estoy trabajando actualmente.

crear un audiolibro
crear un audiolibro

Centrándonos en tu faceta de actriz de voz, ¿cómo empezaste con todo esto? ¿Cuándo descubriste que es lo qué querías hacer?

Irrumpí en el mundo de la voz de una manera muy curiosa y fue a raíz de que uno de mis clientes (una multinacional de la alta cosmética) me sugiriera locutar un curso de formación interna que les había traducido porque les parecía que tenía una voz agradable y motivadora. Yo siempre he sido una persona de muchos recursos a la que le gustan los nuevos retos y les confesé que no tenía formación ninguna como locutora, aunque sí me había enfrentado antes a hablar a través de un micrófono cuando hice mis prácticas como intérprete de conferencias, y que lo intentaría gustosamente. Les propuse hacer una grabación de prueba y que si no les parecía de suficiente calidad, yo misma les pondría en contacto con un locutor profesional, pero quedaron satisfechos con el resultado por cómo transmitía el mensaje y ya que, tratándose de formación interna, los requisitos de calidad del sonido no eran demasiado exigentes. Lo disfruté tanto que desde ese momento decidí educar mi voz para convertirme en profesional de la locución y de esto hará unos diez años. Tras unos primeros meses de formación. empecé a locutar audiodescripciones y después fueron surgiendo proyectos muy variados (audioguías, cursos de e-learning, vídeos promocionales, audiolibros, colaboraciones en radio, relatos, cortometrajes, vídeos para congresos y galas…). Tengo especial cariño al proyecto de enseñanza de español avanzado donde pongo voz a Carmen, la profesora virtual de la plataforma Real Spanish.

Aunque no quiero renunciar del todo a mi faceta de traductora y subtituladora, la primera vez que me puse delante de un atril y sentí la magia de convertirme en otra persona (olvidándome por completo de Marta) y de vivir la vida del personaje «jugando a las películas», como decía uno de mis profesores de doblaje más queridos (Pachi Aldeguer)  y cuyas enseñanzas me han llevado a donde estoy hoy, supe que tenía que dejarme la piel (y «los dineros», porque hay que invertir mucho en formación) para luchar por ese sueño, porque merecía la pena disfrutar del camino (soy otra persona más completa y feliz desde que empecé a formarme en doblaje) y a veces, con esfuerzo, los sueños se cumplen.

crear un audiolibro

¿En qué te has formado para especializarte en este trabajo?

Para especializarme como actriz de doblaje no era suficiente conocer las técnicas de locución y me he formado con los mejores profesionales del doblaje, recibiendo clases regulares y particulares con actores y directores de doblaje de largo recorrido y prestigio, además de asistir a numerosos cursos y talleres especializados (documentales, audiolibros, próximamente haré uno de videojuegos…) en diferentes escuelas de doblaje, pero casi todo se lo debo a la EDM (Escuela de Doblaje de Madrid), donde he realizado la mayor parte de mi formación. Todo suma y cuanto más completa sea tu formación, creo que puedes aportar más como profesional y por ello, también he realizado talleres de narración oral para adultos y de teatro para potenciar la interpretación con reputados profesores del ámbito internacional como John Strasberg (un curso muy duro del que me llevó tiempo recomponerme, pero que me hizo superar muchos bloqueos) y del nacional como Nacho Guerreros, por mencionar solo un par de ellos.

Si he decidido apostar por el audiolibro es porque es un género que siempre me ha gustado (he sido consumidora de audiolibros en lengua inglesa desde hace años) y también disfruto mucho escribiendo (he realizado varios cursos de escritura e incluso he publicado mi propio poemario bilingüe y por supuesto, narrado con mi voz y alguna colaboración estelar. Me gustaría retomar la escritura algún día, pero mientras tanto, ponerle voz a las palabras de otros escritores me supone un magnífico incentivo con diversión asegurada.

Tienes un proyecto en marcha que es Traducine. ¿Por qué te has lanzado a emprender? ¿Qué ofreces en él?

Traducine fue el nombre comercial que elegí cuando me dedicaba fundamentalmente a la traducción. El nombre deriva de «traducción de cine» (es marca registrada), jugando con que traduzco guiones «de cine» y con la expresión «de cine», indicando que es algo fabuloso. Cuando incorporé la locución quise aprovechar lo que me había trabajado el branding y mantuve el nombre añadiendo un micrófono al logotipo. Actualmente pretendo convertir Traducine en una plataforma multidisciplinar que ofrezca servicios de locución, doblaje y por supuesto, traducción porque muchos de los proyectos con los que estamos trabajando parten de otra lengua y el primer paso es traducirlos y/o adaptarlos al formato y la cultura españolas. Quiero centrarme fundamentalmente en el mercado del audiolibro y del podcast, y por supuesto de un género que me gusta mucho y que está renaciendo: la ficción sonora o el radioteatro. Ahora mismo, estoy a punto de lanzar unas producciones de ficción sonora (radioteatro…) que íbamos a estrenar en un programa de radio, pero la pandemia nos ha hecho reformularnos muchas cosas. En ellas participamos varios actores de doblaje, técnicos de sonido, músicos, estudios de grabación…

Siempre he apostado por la creatividad y cuando has trabajado como autónomo tantos años, ya eres un pequeño emprendedor. Algunos ahorran para irse de vacaciones y yo lo hago para invertir en mi futuro proyecto y soñar con que crezca y pueda dar trabajo a mucha gente y al mismo tiempo, cumplir el sueño de muchos autores.

Entremos en harina, ¿cómo puedes ayudar a los escritores con tu trabajo?

Creo que cuanto más amplio sea el público al que llegues y cuanto más destaques en tu promoción y captes la atención, más posibilidades tendrás de que se interese y disfrute con tu obra un mayor número de gente. Aumentar la variedad de formatos para publicitarte puede abrirte más puertas a las que si no llamas, no te abren, máxime en un mundo en el que lo sonoro y visual tienen tanto peso. El audiolibro y el podcast están viviendo un bum en los últimos tiempos y creo que han venido para quedarse, al menos una buena temporada, con la vida tan agitada que llevamos, siempre con prisas. Hay muchos tipos de público y creo que siempre habrá un número nada despreciable de potenciales lectores que si escuchan la lectura de uno de los capítulos de tu libro, donde le presentes la historia y el universo del mismo de una forma rápida, dinámica y muy directa, quizá se animen a leer el libro completo.

Los costes de grabar un audiolibro son muy elevados, pero creo que puedo ofrecerles locutar un primer capítulo o fragmento de su libro a un coste asumible, comparado con crear un audiolibro, y que puede ayudarles mucho en la promoción. También ofrezco (en breve lo detallaré todo en la web) otra modalidad que incorpora más interpretación y que consiste en teatralizar y (únicamente con voz, música y sonidos) fragmentos (escenas) del libro o capítulos como promoción. Eligiendo una duración de entre 5-15 minutos máximo, puede salir algo muy curioso que puede hacer «correr la voz» sobre la historia y que requeriría una pequeña adaptación previa  ─siempre con el visto bueno del autor─, efectos sonoros y, música, que sería una especie de «corto» sin imagen.

crear un audiolibro

En mi crowdfunding uno de los puntos clave ha sido poder escuchar el primer capítulo que tu locutaste de manera altruista. ¿Crees que la locución de un primer capítulo puede ayudar en la promoción de la novela de un escritor aunque no se apueste por crear un audiolibro completo?

Creo que sí, porque como he comentado hace un momento, es una vía que permite llegar a un público más amplio y de conectar de otra forma con él, al ponerle literalmente voz a los personajes y al contexto en el que se desarrolla la historia, presentándola de una manera más rápida y directa. Por supuesto, lo más importante es el texto del autor, y una novela escrita llegará a un público al que le gusta leer, pero que se pueda escuchar ese primer capítulo le añade un plus a la promoción y puede lograr mayor alcance y difusión porque hay momentos en que a lo mejor no puedes ponerte a leer, pero sí a escuchar. Si consigues que la lectura en voz alta de ese primer capítulo de tu libro atrape o deje intrigado al oyente que, por lo que fuere, no hubiera leído el primer capítulo en ese momento, tal vez quiera convertirse en lector de tu libro.

También le ofreces otra experiencia añadida que parte de tu creación literaria. Yo misma, al leer el primer capítulo de tu novela, lo percibí de una manera que fue evolucionando según lo fui ensayando y preparando, y en el momento de la grabación, sobre todo al final del mismo, me metí tanto en la historia (eso es mérito tuyo) que hasta el técnico con el que grabé no pudo reprimir un comentario muy positivo sobre la trama y quedó intrigadísimo y atrapado con la historia.

Hola, soy MJ y voy a hacer un inciso. La primera vez que escuché el audió jamás lo olvidaré. Acabé llorando a moco tendido. Fue muy emocionante y bonito. Sabía que sería un gran trabajo, pero no esperaba que tanto. Estoy muy agradecida de haber tenido esta oportunidad que, en este momento, no hubiese podido permitirme. Si quieres escuchar el primer capítulo, puedes hacerlo aquí o pinchando en la imagen:

Una vez recibes el encargo para locutar un texto, ¿cómo te preparas para hacerlo?

Depende de varios factores, algunos están en mi mano, y otros no. Me explico. Por ejemplo, cuando locuto una audiodescripción, por motivo de presupuesto y plazo, la preparación es prácticamente sobre la marcha porque así lo permite ese tipo de locución y la agilidad de la lectura anticipada que mi cerebro ha desarrollado a base de la práctica casi diaria, al ir leyendo ligeramente por delante de lo que pronuncio para así elegir rápidamente el tono adecuado que hará la frase comprensible. Cuando se trata de un texto para un programa de radio o un relato o el capítulo de un audiolibro, como tengo el texto anticipadamente, lo que hago es una primera lectura, para decidir el tono general y el grado de interpretación que agilicen luego la grabación, aunque he de decir que, profesionalmente, si bien en ocasiones puedes hacer una primera lectura del libro antes de su grabación, no suele ensayarse previamente. Mi formación como actriz de doblaje me ha acostumbrado a la inmediatez a la hora de decidir la interpretación de un texto porque cuando vas al atril, allí no tienes el guion de antemano y la mayoría de las veces no sabes nada de tu personaje hasta el momento en que tienes que grabar y el director te da unas pinceladas y tras unos pocos ensayos in situ, grabas. Pero cuando se trata de un primer capítulo, me lo preparo un poco antes de entrar a grabar.

¿Qué profesionales participan en el proceso?

Depende del formato elegido (crear un audiolibro o lectura más interpretada, incluso a varias voces) y del presupuesto y las preferencias del autor.

En primer lugar, está el locutor/locutora (actor/actriz de voz) que va a leer el texto (si son varias voces, habría que contar con varios), el técnico del estudio de grabación y que editará el audio y luego está la figura del director (de doblaje) que guía la grabación, si así se desea.

Por otro lado, si se le pone música original o alguna pequeña sintonía en algún momento está el músico o compositor (si no se opta por adquirir música ya compuesta o de librería). Si se añaden efectos sonoros en una modalidad más teatralizada, tendríamos al mezclador (que generalmente será el técnico).

crear un audiolibro

¿Cómo es el proceso desde que llega a tus manos hasta que le entregas el producto final al escritor?

Para la lectura más sencilla (y habitual) en modalidad audiolibro, que suele ir sin música, lo que hago es leerme el texto para elegir el tono (dramático, cómico, de misterio, sobrio, actual, clásico…) y analizar cuántos personajes hay para marcármelos en el texto y agilizar luego la grabación. Ensayo el texto unas cuantas veces en voz alta y suelo grabármelo en borrador para corregir matices al escucharlo. Crear un audiolibro, en general, es una única voz y no se fuerzan demasiado las voces, aunque sí hay que diferenciarlas. Así pues, si leo un papel masculino no imposto la voz para parecer un hombre, pero sí la diferencio con el tono, de igual modo que intento trasladar si hay diferencia de edad entre los personajes.

Si se trata de una lectura más dramatizada, a varias voces e incluyendo efectos, entonces habría que adaptar el texto para convertirlo en un miniguion que enviaría al autor para su visto bueno. Una vez aprobado, elegiría el reparto de personajes, les mandaría el guion para que lo leyeran y prepararan y luego ensayaríamos al menos un día todos juntos antes de la grabación. Si va a ir con música y se va a componer o seleccionar, enviaría el guion al músico señalándole las partes dónde queremos añadir música. Más adelante, una vez grabadas, le envío al músico el borrador de las voces también, por si le sirve de inspiración.

Grabaríamos la voz o las voces en el estudio y después el técnico se encargaría de editarlo. De la selección de los efectos sonoros (indicados en el guion), generalmente se encargaría también el técnico del estudio de grabación, al que le enviaría la música cuando la recibo del músico para su montaje final.

El técnico haría entonces la mezcla final y me enviaría la versión final del audio, que yo reenviaría al autor.

Soy una enamorada de los audiosbooks, pero nunca pensé en crear un audiolibro porque es un servicio de un precio elevado. Me gustaría que nos aclaras cuánto cuesta y el porqué de sus precios.

La principal razón del elevado coste de crear un adiolibro es la cantidad de horas de grabación y edición que requiere y el nivel de profesionalidad al que se quiere aspirar. En primer lugar, si no cuentas con un Home Studio potente y nociones de edición de audio avanzadas, necesitas grabar en un estudio de sonido y que te editen el audio y el precio por hora de un estudio de grabación oscila mucho (40-150 € por hora, por decir algo, según se cuente con director o no, que es lo más recomendable, pero obviamente sube el coste).

Por otro lado, como actores de doblaje, la grabación para crear un audiolibro está regulada por convenio y en teoría, cada media hora de grabación de un actor de doblaje tiene un coste (redondeando) de unos 65 €, es decir de 130 € la hora. La agilidad de grabación depende de muchos factores y es complicado dar una estimación realista de cuánto se puede tardar en grabar un libro. Por dar una estimación, podemos hablar de un ratio de 1:4, es decir, una hora de narración, requeriría cuatro horas de grabación, y de ellas el locutor/actor de voz tendría un ratio de 1:2, muy aproximadamente y tirando a la baja.

La mayoría de presupuestos que me piden los autores es por palabra y estoy intentando crear un calculador de presupuestos realista, pero necesito alimentar más aún mi base de datos para hacer una comparativa fiable, así que voy a intentar dar una idea aproximada del coste de locución por cada 1000 palabras, aunque insisto muchísimo en que es un cálculo estimativo muy preliminar y tirando a lo bajo, que podría verse incrementado según el tipo de libro, lenguaje y contexto. En este precio van incluidos los posibles ensayos, revisiones, etcétera…

Mil palabras previamente leídas serían unos 7-8 minutos de narración y, como locutora, en el mejor de los casos, eso me llevaría unos 15 minutos de grabación (unos 35 € por cada mil palabras), a lo que habría que añadir unos 30 minutos más de edición/revisión. Lo difícil de calcular es esta última partida, que depende de si va con dirección, del precio del estudio ─que como he dicho oscila mucho─, del grado de edición (dentro de la profesionalidad, por supuesto), etcétera. Así una novela corta de 20 000 palabras, ajustándonos a convenio, rondaría la locución los 700€, a lo que habría que añadirle las horas de edición y grabación en estudio.

Terminamos con alguna anécdota que te gustaría contarnos y que raramente difundes (soy el mal)

Pues mira, te voy a contar una que ahora me hace mucha gracia, pero que en un principio no sabía si tomármelo como un cumplido o todo lo contrario. Es gracioso que cuando empezaron a emitirse mis locuciones en televisión audiodescribiendo programas nadie me reconocía e insistían en que no era yo (incluida mi propia familia), y en cambio, había muchas personas que aseguraban haberme oído porque afirmaban con rotundidad que era la voz de su GPS, del Google Maps o de Siri, y me preguntaban socarronamente que cómo no se lo había dicho.

Y este es el final de la entrevista a Marta Baonza. Espero que os haya quedado claro cómo crear un audiolibro y el trabajazo que es locutar un texto. Quiero volver a dar las gracias a Marta por colaborar auditando el primer capítulo de mi libro. Si queréis poneros en contacto con ella, os dejo sus datos al final de esta entrevista. No quiero terminar sin decir que, además de una gran profesional, es una persona maravillosa: alegre, comprometida, luchadora y trabajadora por lo poquito que he tenido el placer de conocerla. Espero poder hacerlo mucho más en el futuro.

Si queréis saber más de su trabajo o hacerle cualquier pregunta, estaremos hoy por la tarde a las 17:30 en directo en Instagram. Os dejo un cartel para que no lo olvidéis:

Y ya por último, recordaros que sigue activo en crowdfunding de Ley de Enfermedad 0. Si queréis colaborar, podéis hacerlo pinchando aquí o en la imagen al final del artículo.

Marta Baonza Jerez

Traductora, subtituladora, locutora y escritora

Su libro, «Soñando despiertos» incluye 29 poemas. Puedes escuchar dos de ellos online: «Aquí hay gato encerrado» y «Ojos verdes».

promocionar un libro
SI QUIERES COLABORAR CON LEY DE ENFERMEDAD 0 PUEDES HACERLO PINCHANDO SOBRE LA IMAGEN

Me suscribo a La casita del fin del mundo

* campos requeridos
Consentimiento *

También te podría gustar

No hay comentarios

Deja una respuesta

  • Responsable: María José Moreno Jiménez. / Finalidad: Poder publicar tu comentario. / Legitimación: Consentimiento del interesado. / Destinatarios: No se cederan datos a terceros, salvo obligación legal. / Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. Puedes consultar la información detallada sobre la Política de privacidad aquí.