Consejos escritores noveles

Megapost: Cómo corregir tu libro con un corrector profesional

4 abril, 2018
corregir tu libro

Mi mayor kryptonita como escritora son las faltas de ortografía, debido a un problema de memoria. Así que tenía muy claro que necesitaría un corrector profesional al terminar mi libro. No sé si has pensado corregir tu libro sin él. He conocido a escritores a los que no les parece importante este paso, que consideran que saben lo suficiente como para hacerlo ellos mismos, sin ayuda adicional. Me río a carcajadas.

Buscando información sobre correcciones profesionales apenas encontré nada. Parecía un oficio en la sombra, sin nada de visibilidad, incluso con un halo de extraño oscurantismo. No había manera de saber cuáles eran los precios medios, ni el modo de trabajo. Llegué a pensar que los correctores eran como los unicornios: todos sabemos que existen, pero nunca nadie ha visto a ninguno.

Aquello coincidió con una pregunta que hizo un escritor en el grupo de Facebook de El escritor emprendedor: ¿Cuáles eran las tarifas vigentes para los correctores? Se generó un debate muy interesante y, a raíz del mismo, me surgió la idea de escribir un artículo contando con algunas de las correctoras que habían participado en el mismo.

Les propuse a siete correctoras una idea muy loca: les pasaría el primer capítulo de mi futura novela, todas corregirían la primera página y me indicarían el precio de la misma. Para mí es un tanto vergonzoso mostraros a todos mis problemas como escritora. Y para las correctoras es un ejercicio de valentía máximo. Una de ellas me dijo que podría perjudicarle en su trabajo y no aceptó y, finalmente, otra, por exceso de trabajo tampoco pudo. Así que se quedaron las cinco que podéis ver en este artículo.

Lo primero que hice fue enviar mi primer capítulo a mis lectores cero: Ana Saiz, David Orell y David Generoso. Me hicieron un porrón de correcciones. Aprendí más con ellas que con todos los libros de formación de escritura que había leído, y eso es mucho. Tenía mucho que aprender. Ya me indicaron algunos el problema con los tiempos verbales. Incluso le dije a David Generoso que por qué no se dedicaba a corregir. Él, muy sabiamente, me dijo que me esperara a ver qué decían las correctoras. Y tenían muchísimo que decir.

En este artículo pretendo que os quede claro los tipos de correcciones que hay, despejar dudas del oficio de correctora, darles visibilidad, enseñaros como trabajan, cuánto cobran, porque son importantes, la responsabilidad que tienen y el cariño y dedicación que emplean en su trabajo.

Empecemos.

1.1. Corrección del autor

Cuando termines tu borrador será un horror. Tendrás que dedicar tiempo a repasarlo y darle la forma que quieras. El número de correcciones dependerá de lo puntilloso que seas. Los escritores recomiendan que, al menos una, sea en voz alta.

1.2. Lectores cero

Los lectores cero NO son correctores, aunque pueden serlo. Son las primeras personas que leerán tu novela. Pueden indicarte faltas ortográficas, incongruencias en la trama, partes aburridas y lo que más les ha gustado, entre otras cosas. Estas personas pueden ser escritores o no, pero como te digo su función no es corregir tu novela. Para saber más al respecto te dejo este artículo de MOLPE y este de Delirios y Palabras.

1.3. Lectura profesional

No es propiamente una corrección pero quería hablar de ella. Hay un artículo de Mariana Eguaras dónde explica a la perfección qué es la lectura profesional. Para escritores noveles como yo: es un informe dónde te dicen lo mejor y lo peor de tu obra. Básicamente si se puede publicar o es mejor que la escribas de nuevo. Algunos escritores la solicitan antes de mandar su novela a una editorial o antes de empezar el resto de trámites para autopublicarla. Piensa que si tu novela es muy mala y te gastas el dinero en correctores, maquetadores y portadistas… pues mira que gracia.

1.4. Corrección ortotipofráfica

Te remito, de nuevo, a un artículo de Mariana Eguaras dónde marca la diferencia entre la corrección ortotipográfica y la de estilo. Simplificando, este tipo de corrección es la que se encarga de la ortografía, tildes, signos de puntuación, negritas, cursivas, errores de concordancia, eliminación de espacios sobrantes…

1.5. Corrección de estilo

Creo que con esta corrección es con la que más se aprende como escritor. Es una corrección más literaria. Se eliminan repeticiones, rimas, se revisa el vocabulario, se eliminan muletillas y clichés, se introducen o eliminan conectores… Esto se hace respetando el estilo del autor y se dan muchas sugerencias que pueden ser aceptadas o no.

Esta es la primera hoja de mi novela, así las pasé por las correctoras. Antes pasó por cuatro lectores cero: David Orell, David Generoso y Ana Sainz. 

corregir tu novela

2. Curiosidades del oficio de correctora

2.1. La formación de las correctoras

No existe en España una formación específica para dedicarte a la corrección (salvo un Master de la Autónoma de Barcelona). Hay carreras que ayudan, como pueden ser: Filología Hispánica, Traducción, Humanidades, Filosofía o Periodismo.

Si que se considera importante formarse mediante cursos específicos, como por ejemplo los de Cálamo & Cran, Trágora y Escuela Cursiva.

Ellas hacen hincapié en profundizar en los aspectos lingüísticos, tener un buen conocimiento de la normativa y actualizaciones, gran experiencia lectora, conocimientos sólidos sobre la mayor cantidad de temáticas posible, preparación adicional para contextos específicos (científicos, matemáticos, médicos…), entrenar la concentración para no pasar nada por alto y no dejar nunca de formarse.

Para ser correctora no se requiere colegiación, puesto que no existe una formación universitaria específica. Sí que existen asociaciones y organizaciones de correctores, como UniCo o Asetrad. Estos abogan por la formación continua del corrector y tienen su propio código deontológico. Entre sus objetivos se encuentra aportar visibilidad y reconocimiento, asesorar a los profesionales y ponerles en contacto con otros compañeros y posibles clientes.

2.2. ¿Se puede vivir de este oficio?

Si eres autónomo es un trabajo con altos y bajos. Es difícil vivir de ello y las correctoras complementan sus ingresos con las redacciones para otros o escribiendo sus propios libros.

2.3. Desde fuera parece que existe poco compañerismo entre correctores... ¿Es así?

Es un trabajo solitario, aunque comparten que, la relación entre ellas, depende más del tipo de persona con el que te encuentres que del oficio en sí.

Por las respuestas que me han dado, pienso que están deseosas de poder colaborar con otras correctoras, de las que conozcan su trabajo, para remitir encargos, en caso necesario y así fidelizar clientes. También para poder difundir contenidos del gremio, de esa forma el oficio se volvería más visible.

Inciden en que jamás harían un trabajo para el que no se sientan capacitadas, remitiendolo a otra compañera con más experiencia.

2.4. ¿Cómo realizáis el presupuesto? ¿Qué unidades utilizáis para ese cálculo?

Cuando oí hablar de matrices, lo primero que se me vino a la cabeza fueron las operaciones matemáticas. Pero no tiene nada que ver. Las matrices son el número de caracteres con espacios. Las correctoras suelen presupuestar en base al calculo del número de matrices de un texto. En Word se pueden ver pinchando en Revisar y Contar palabras.

¿Por qué con espacios? Primero porque un texto no se entiende sin ellos y segundo porque también se corrigen (añadiendo o eliminando). 

Una página suele tener unas 2100 matrices. De este modo el corrector puede darte el precio por 1000 matrices, por página (unas 2100 matrices) o por palabras. Aunque lo normal es lo primero.

3. Experimento corrector

Envié a cada correctora mi primer capítulo y ellas corrigieron la primera hoja del mismo. Aquí están los resultados. (Las correctoras están ordenadas por orden alfabético)

Sin-título-1
  • Corrección estilo: Cualquier género. 0,8 € + IVA / 1000 matrices.
  • Corrección ortotipográfica: Cualquier género. 0,6 € + IVA / 1000 matrices.
  • Correción estilo + ortotipográfica: Cualquier género. 1,20 € + IVA/1000 matrices.
  • Lectura profesional: Fantasía.

3.1. CELIA ARIAS

Para tu labor de correctora, ¿qué solicitas a la persona que demanda tus servicios?

Le pido que me mande el primer capítulo para hacer una prueba de corrección, porque así puede ver cómo trabajo y si le interesa contratar el servicio. Si acepta, le pido que me mande todo el manuscrito en formato Word para poder hacer las correcciones.

¿Hay algún tipo de corrección que te niegues a hacer?

Si el texto es el primer borrador, está inacabado o tiene demasiados errores, se lo devolvería al escritor para que lo terminara o hiciera algunos retoques. No tiene sentido corregir algo que luego va a modificar el autor. Me refiero a textos inacabados, no a los retoques tras los consejos de la corrección.

 No he dicho que no todavía.

¿Cómo llegaste a ser correctora?

Siempre me había gustado cazar errores y me sentía muy atraída por este tipo de trabajo.

¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio? ¿Y lo qué menos?

Lo que más me gusta es encontrar errores y solucionarlos. También sacar lo mejor de cada texto. Lo que menos es tener que usar el ordenador, ya que cansa más leer en la pantalla.

Lo que más me ha gustado de la corrección de Celia

Celia solicita el primer capítulo de tu novela y te lo corrige gratis. Te envía un email explicando como poder visualizar estos cambios en el documento (parece una tontería pero yo no tenía ni idea de como verlo en word y me ha gustado que no lo diera por supuesto) y te da consejos para mejorar el capítulo, antes de volver a enviárselo para una segunda lectura. Creo que es una buena manera de confiar en un corrector: ver su trabajo por adelantado. Para mí es imprescindible.

Me ha indicado algo que no sabía: que dejaba un espacio en entre el párrafo de la narración y la intervención de diálogo, cuando debe ir todo junto. Muchas correcciones me las ha indicado por email, explicándome por qué eran así.

Me mandó un documento adicional, en word, con todos los cambios ya realizados. Para escritores que quieran dejarlo tal y como le indica el corrector es muy buena idea, ahorra trabajo.

Ha estado muy preocupada por darme el mejor servicio posible y ha sido muy amable. Algo que me ha encantado es que siempre me ha dado ánimos para que mejorara y no dejara de escribir.

corregir tu novela
2,40 €

Presupuesto: 1 hoja / 2029 matrices (sin IVA)

  • Corrección ortotipográfica: 1,20€
  • Corrección estilo: 1,60€
  • Corrección ortotipográfica + estilo: 2,40€.
Foto-Esther
  • Corrección estilo: Cualquier género. 1,5 € + IVA/ 2100 matrices=1 hoja.
  • Corrección ortotipográfica: Cualquier género. 1,5 € + IVA / 2100 matrices=1 hoja.
  • Correción estilo + ortotipográfica: Cualquier género. 3 €  + IVA / 2100 matrices=1 hoja.

3.2. ESTHER MAGAR

Para tu labor de correctora, ¿qué solicitas a la persona que demanda tus servicios?

Número de caracteres con espacios incluidos y una muestra de varias páginas para valorar si necesita más de un tipo de corrección. También pregunto en qué fechas lo necesitan corregido para asegurarme de que tengo disponibilidad. Aunque en este caso he realizado corrección de estilo y ortotipográfica juntas, normalmente las realizo por separado.

¿Hay algún tipo de corrección que te niegues a hacer?

Hago correcciones de estilo,  de ortotipografía y de pruebas. Nunca me he visto en la situación de negarme a hacer un tipo de corrección, más bien al contrario: he tenido que corregir solo ortotipografía porque así lo quería el cliente, aunque el texto necesitara una corrección de estilo intensa y eso me complicara la tarea de ceñirme a la ortotipografía.

Solo he dicho que no cuando el precio que querían pagarme estaba muy por debajo de mis tarifas. La corrección supone mucha inversión de tiempo y un esfuerzo mental considerable, por lo que no voy a trabajar gratis, aunque trabaje menos.

¿Cómo llegaste a ser correctora?

Precisamente porque soy escritora y quería mejorar mi escritura. Pienso que todos los escritores deberían saber corrección para ser más objetivos y exigentes con su forma de escribir (por eso ahora escribo artículos sobre corrección en mi blog). Me quedé en paro (soy socióloga especializada en recursos humanos), y decidí formarme en aquello que más me apasiona para intentar meter la cabeza en el mundo editorial. No puedo decir que lo haya conseguido del todo, pero en los últimos tres años me he volcado en ello. Mi carrera y anterior experiencia laboral no me ha dado nuevas oportunidades y la escritura y la corrección han sido mi única fuente de ingresos. Espero que pronto me aporten cierta estabilidad.

¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio? ¿Y lo qué menos?

Creo que lo llevo en la sangre. Me encanta sumergirme entre las líneas y ver cómo puedo lograr que luzcan más, que todo fluya. He visto buenas historias empañadas por una prosa poco elaborada y ha sido muy satisfactorio pulir ese diamante en bruto. Y también me encanta ese privilegio de leer una historia antes que nadie y, durante el proceso de revisión, compartir impresiones con los autores para evitar incongruencias o sacar más partido a esas escenas que se han quedado a medias. Me apasiona ser partícipe del nacimiento de una historia y me alegra mucho cuando los autores agradecen mi contribución a su obra.

Lo que menos me gusta es la presión del tiempo. La corrección, para ser buena, tiene que ser una tarea pausada. Una corrección hecha deprisa y corriendo no es una corrección, es una pérdida de tiempo (para mí) y de dinero (para el cliente). Tampoco me gusta que estemos tan infravalorados. Todo el mundo se piensa que ellos mismos pueden corregir su historia e incluso las editoriales, a veces, recortan costes saltándose alguna corrección, sobre todo la de estilo, que está todavía más incomprendida, aunque es la que da un plus de calidad al conjunto.  

Lo que más me ha gustado de la corrección de Esther

La corrección me parece amplia y me ha dado soluciones específicas y extensas dejando muy claro los cambios, explicándolos de manera sencilla.
Me indicó por email el gran problema que he tenido con los tiempos verbales, conservó mi elección pero expresó que sería un cambio del que deberíamos hablar.

Resaltó en amarillo las repeticiones y en verde las rimas. Esto ha sido muy útil para mí, poder verlo de forma tan visual.

Me gustó que me ha adjuntado el presupuesto con antelación para saber cuál sería el precio final. Este documento me pareció muy profesional.

Me encantó que quisiera participar, su actitud y lo tomase como un modo de aprendizaje para ella también, a través de las correcciones del resto. Estaba muy segura de sí misma, cosa que me encanta en la gente, porque yo carezco de esa cualidad. Me dio palabras de ánimo, esto es algo que, para mí, es de agradecer.

corregir tu novela
3 €

Presupuesto: 1 hoja / 2029 matrices

  • Corrección ortotipográfica: 1,50€
  • Corrección estilo: 1,50€
  • Corrección ortotipográfica + estilo: 3€.
Foto-Lidia
  • Precio mínimo 15 €. El precio exacto depende del texto y el cliente.
  • Corrección estilo: Cualquier género. 2 € + IVA/ 2100 matrices=1 hoja.
  • Corrección ortotipográfica: Cualquier género. 1,5 € + IVA / 2100 matrices=1 hoja.
  • Correción estilo + ortotipográfica: Cualquier género. 3.5 €  + IVA / 2100 matrices=1 hoja.
  • Lectura profesional: Fantasía, soft Cifi, Terror, Realismo,  Histórica y sus subgéneros. 0.84 €  + IVA / 2100 matrices=1 hoja.
 

3.3. L. M. MATEO

Para tu labor de correctora, ¿qué solicitas a la persona que demanda tus servicios?

Antes de comenzar pido el número de matrices, tipo de texto (novela, ensayo, tesis, bibliografía…), tipo de corrección (estilo, ortotipográfica, galeradas, informe de lectura…), soporte (papel o informático) y formato (word, pdf, etc). Con esto hago el presupuesto.

Si el texto supera las 20 000 matrices o es algo más específico como una bibliografía, solicito también una muestra del documento para estudiar el tiempo que me llevará la corrección.

¿Hay algún tipo de corrección que te niegues a hacer?

Me niego a hacer correcciones que por ser muy específicas escapen a mis conocimientos. Soy capaz de corregir un libro de bachillerato de matemáticas, pero no una tesis doctoral. Sin embargo, puedo corregir tesis de carreras como Arte, Historia, Filosofía, Medicina (general) o Biología. A veces es necesario comprender conceptos que necesitan una base sólida de conocimientos y un vocabulario determinado. En ese caso los vamos adquiriendo con el tiempo, y eso hace que muchos correctores terminemos especializándonos en algunos sectores (libros de Historia, Arquitectura o Medicina).

He rechazado, sobre todo, informes de lectura. Como lectora de novela solo acepto trabajos de género fantástico, terror, ciencia ficción blanda, histórico, realismo, y sus subgéneros.

Acepto hacer correcciones de novela romántica o de género policiaco, por ejemplo, pero nunca lecturas profesionales. Son géneros que no me atraen como lectora y me resultaría complicado encontrar clichés, hacer un análisis objetivo de los personajes, etc.

¿Cómo llegaste a ser correctora?

Siempre quise dedicarme al mundo editorial, pero por diferentes motivos terminé en la enseñanza. Hace ocho años, al inicio de la crisis, me fui a vivir al extranjero y comencé a participar en talleres de escritura online como vía de escape a la soledad. Allí nos corregíamos unos a otros y empezó a picarme el gusanillo. Hace tres años estaba insatisfecha con mi vida y mi trabajo, y me di cuenta de que si volvía a España iba a ser difícil reincorporarme al mundo laboral. Así que decidí hacer los cursos de corrección e ir practicando con vistas a tener mi propio negocio si volvía a España. Y fue la decisión correcta, ya que hace un año fui madre y decidimos volver. Con 38 años y un niño de un año en este país nadie te da trabajo por muchos idiomas y estudios que tengas, así que fue un acierto.

Ser autónoma tiene sus inconvenientes, pero a mí me permite conciliar mi vida personal y la laboral, y hacer un trabajo que me gusta.

¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio? ¿Y lo qué menos?

Lo más agradable es conectar con el cliente, crear la complicidad necesaria para que las correcciones encajen con su estilo y lo que pretende decir, que después de pasar por mí vea el texto mejorado y lo siga sintiendo como propio.

Me mata la soledad del trabajo y el poco reconocimiento que tiene. Todo el mundo se da cuenta si se te pasa una errata, pero nadie ve todas las que has eliminado en el proceso. Y luego están las discusiones eternas con el ego de escritor. Pero sobre eso podríamos escribir un libro, jajaja.

Lo que más me ha gustado de la corrección de Lidia

Lidia ha sido paciente y muy comprensiva, a pesar de haberla mareado hasta el infinito con el problema de los tiempos verbales. Se puso en contacto conmigo a través de Messenger para preguntarme que es lo qué pretendía contar. Para que yo pudiera verlo claro y decidirme me hizo tres correcciones: con los tres tipos de tiempos verbales que podía utilizar. Tras verla, y mis fallos garrafales al respecto, me quedó claro qué hacer. En función de eso continuó con los cambios en el documento. Sin eso mi texto hubiese sido una gran patata.

Me ha gustado su total implicación con la corrección.  Durante todo el proceso estuvo en contacto conmigo, es algo que me dio mucha tranquilidad y seguridad.
Me explico en un correo previo que realizaba las correcciones en dos documentos diferentes: un word para la de estilo y otra para la ortotipográfica. Primero realizaba la primera dónde sugería los cambios y cuando el autor los había aceptado, o no, realizaba la segunda.

Me envió un documento para que lo rellenara y así poder ajustar el presupuesto. Otra cosa que me gusto es que, antes de toda esta aventura, ella contactó conmigo a través de un privado para ofrecerme sus servicios. Esto fue a raíz de una publicación que hice en un grupo preguntando por correctores. Me dijo dónde podía solicitar referencias de su trabajo, es algo que me resultó muy profesional.

Lo que más me gusta de sus correcciones son las explicaciones y sugerencias tan completas que me ha dado. Ha sido como una clase particular solo para mí: he aprendido más que asistiendo a un curso de escritura.

corregir tu novela
corregir tu novela
3.5 €

Presupuesto: 1 hoja / 2029 matrices

  • Corrección ortotipográfica: 1.5€
  • Corrección estilo: 2€
  • Corrección ortotipográfica + estilo: 3.5€.
Foto-Mariam
  • Correciones: Páginas web, Trabajos de Fin de Máster, tesis doctorales, artículos, ponencias, discursos, reclamaciones y exposiciones.
  • Precio mínimo: 30 €
  • Correción estilo + ortotipográfica:  1,5 € / 1,80 €  + IVA  / 1000 matrices. El precio va en función del nivel de intervención.
  • Lectura profesional: Divulgación, narrativa y fantasía. Precio mínimo hasta 100 páginas, 90 € + IVA.

3.4. MARIAN RUIZ

Para tu labor de correctora, ¿qué solicitas a la persona que demanda tus servicios?

Primero, hablar con ella; segundo, tener una o dos páginas de muestra para calibrar hasta dónde ha de llegar mi nivel de intervención en su texto; tercero, cerrar plazo o plazos de entrega; cuarto, fijar precio y condiciones de pago.

¿Hay algún tipo de corrección que te niegues a hacer?

Los textos médicos, matemáticos o científicos, aunque tampoco me he visto en la tesitura de tener que negarme (no me los han pedido). 

¿Cómo llegaste a ser correctora?

Trabajé tres años como correctora y redactora en una editorial y ahí aprendí a manejarme con el oficio y con el libro de estilo de El País. Aparte, corrigiendo los textos de otras personas que sabían menos que yo, puesto que dependiendo del destino, el enfoque debía ser uno u otro (y me tocaba investigar). Más recientemente he cursado el Certificado de Asistencia a la Edición.

¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio? ¿Y lo qué menos?

Lo que más, el propio texto una vez que está limpio, cuidado, legible. La sensación de placer y bienestar es casi física.

Lo que menos, que no se comprenda el valor de este trabajo, que al particular le parezca caro o, peor aún, prescindible.

Lo que más me gusta de la corrección de Marian

Marian me parece una persona muy seria, pero a la vez cercana y cariñosa.  Ha tenido mucho tacto con sus opiniones. Me ha recalcado sugerencias pero sin realizar imposiciones. Sus aportaciones me han hecho, sobre todo, pensar.

Me indicó desde el principio que la corrección iba más enfocada al estilo que a las faltas ortográficas. Me ha gustado mucho que haya estado atenta a las fechas y que haya establecido plazos. Yo, que también soy de plazos, me he sentido más tranquila conociéndolos.

Ha insistido mucho en que el texto desvelaba ciertos elementos desde el principio. Preguntó en varias ocasiones si lo consideraba necesario y que sería mejor eliminarlos para crear mayor suspense. Ha sido tan profesional que incluso me corrigió las faltas ortográficas que tenía en los documentos que le enviaba con las preguntas.

Conocí a Marian a través de un grupo de Facebook. Le indiqué algunas correcciones (cómo han cambiado las tornas) en el diseño de su web, que ahora está renovada.
Me sorprendió escribiéndome un email muy cariñoso y ofreciéndose a corregir un artículo de mi blog como agradecimiento. Me pareció un detalle precioso.

corregir tu novela
3 € - 3.6 €

Presupuesto: 1 hoja / 2029 matrices

Aunque el precio mínimo serían 30€, he realizado los cálculos para esta única página.

  • Corrección ortotipográfica + estilo: 3€ – 3.6€.
Foto-Paola
  • Corrección estilo: Romántica. 1,5 € + IVA/ 2100 matrices=1 hoja.
  • Corrección ortotipográfica: Romántica. 1,5 € + IVA / 2100 matrices=1 hoja.
  • Correción estilo + ortotipográfica: Romántica. 3 €  + IVA / 2100 matrices=1 hoja. 

3.5. PAOLA C. ÁLVAREZ

Para tu labor de correctora, ¿qué solicitas a la persona que demanda tus servicios?

Primero averiguo qué tipo de corrección necesita, si de estilo, ortografía o ambas; pido el número de palabras para dar presupuesto y un capítulo para evaluar el estado del texto y calcular el tiempo aproximado de entrega. También le hago saber que el pago es por adelantado y que el dinero no se devuelve en ningún caso. Cuando hemos llegado a un acuerdo, le pregunto sus preferencias ortotipográficas (uso de comillas y cursivas fuera de norma, acentuación de palabras como solo, etc.).

¿Hay algún tipo de corrección que te niegues a hacer?

Una vez corregí una antología de relatos de escritores aficionados y no volvería a repetir la experiencia. Se nota mucho cuando un texto no está escrito por profesionales y aquello era un galimatías que me llevó muchísimo trabajo. Nunca he dicho no a un cliente. Necesito trabajar para coger más experiencia y agilidad, así que cualquier manuscrito es bienvenido, siempre que esté revisado y esté decentemente escrito.

¿Cómo llegaste a ser correctora?

Fue a raíz de mi experiencia como escritora en una editorial tradicional. La correctora que se ocupaba de los manuscritos hacía cambios que no me convencían, así que estudié todos los manuales que pude para informarme de si eran correctos. Hubo ocasiones en las que yo tenía que revertir esos cambios e informar a la editorial de las normas establecidas por la RAE, por ejemplo. Me daba vergüenza que mis manuscritos no salieran en las mejores condiciones porque la editorial hacía un trabajo penoso que yo no podía controlar.

Después, algunas compañeras empezaron a preguntarme dudas y pensé que podría dedicarme a la corrección profesional, por lo que me preparé y estudié para serlo. La verdad es que me gusta mucho, incluso más que escribir, y poco a poco mi cartera de clientes va creciendo.

¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio? ¿Y lo qué menos?

Lo que más me gusta es poder contribuir a darle brillo a una novela, poner mi granito de arena para que la romántica tenga la calidad mínima que se merece. Soy muy perfeccionista, creo que se me da bien captar los errores, aunque nadie es eficaz al cien por cien y yo tampoco, así que me divierto mucho haciendo este trabajo, retarme a mí misma y a mi habilidad. Además, corregir es un aprendizaje continuo y eso también me hace mejor escritora.

Lo que menos me gusta es que no me dejen espacio para trabajar, es decir, que me pongan plazos imposibles de cumplir, porque eso al final te lleva a cometer errores, algunos imperdonables para un corrector profesional, y lo paso realmente mal.

Lo que más me ha gustado de la corrección de Paola

Paola es una chica muy valiente y alegre. Está muy enfocada a la novela romántica, y tiene un blog que a mi me gusta mucho: Apuntes literarios de novela romántica. Teniendo en cuenta que no escribo ni leo novela romántica, creo que lo está haciendo muy bien en el mundo de los escritores blogueros. Si me ha atraído a mí, pues imaginad a alguien que escriba este tipo de novela.

También tiene un grupo de Facebook: Yo escribo novela romántica.

Cuando le propuse participar estuvo ilusionada desde el primer momento. Ha sido muy humilde durante todo el proceso. Se me despistó un poco y cuando se dio cuenta fue muy rápida en hacer la corrección. Ha estado expectante por ver el resultado y aprender de sus compañeras.

Me siento muy identificada con ella. Tener miedo a hacer algo y arriesgarse para llevarlo a cabo es algo que nos une. Por eso la admiro. No importa el resultado, todos tenemos que aprender y para eso hace falta ser valiente.

2,30 €

Presupuesto: 1 hoja / 2029 matrices

  • Corrección ortotipográfica:0.77€
  • Corrección estilo: 1,70€
  • Corrección ortotipográfica + estilo: 2.30€

4. Recomendaciones de mi primer capítulo

Les pedí a las correctoras que valoraran el primer capítulo de mi novela. Si les pedía que se expusieran, yo tenía que hacer lo mismo.

Esto es lo que me indicaron:

  • Problemas con el uso de los tiempos verbales (genera confusión en el desarrollo de la trama y el orden de los sucesos). Errores de concordancia importantes. Incongruencias verbales.
  • Poca flexibilidad en los verbos: se repiten.
  • Repasar acentuación de los adverbios y sus pares.
  • Abuso de frases cortas. Trabajar la extensión de las frases para jugar con el ritmo de la narración.
  • Se confunde el modo de hablar de un personaje con la voz de la narradora.
  • No hay dos puntos y puntos y comas. Hacen falta en algunos párrafos.
  • Se explican demasiadas cosas. Se debe dosificar la información. Se adelantan demasiados acontecimientos.
  • Se deben cuidar los diálogos.
  • No tiene apenas faltas (esto no es cosa mía si no de mis maravillosos lectores 0).
  • El capítulo engancha lo suficiente para querer seguir leyendo.
  • La tensión.
  • La distopía que se presenta.
  • Personajes bien dibujados.
  • Tono de suspense bien conseguido.
  • Planteamiento y sociedad que se plantea es interesante.
  • Giro final bueno.

Después de ver las correcciones y opiniones de las chicas tenía dos opciones: tirarme por un puente y que me atropellara un tren (por si acaso el golpe no era suficiente) o recomponerme lo antes posible y absorber todas sus opiniones para mejorar.

Aún no estoy segura de lo que voy a hacer, creo que tenderé por lo segundo. Aunque la opción intermedia, dejar de escribir, también sobrevuela el ambiente. Me da mucho que pensar: ¿Es posible aprender todo lo necesario para mejorar mis historias? ¿Tengo ese tiempo? ¿Tengo esa fuerza? ¿Tengo el dinero? ¿Se puede llegar a aprender? ¿Algún día leerá alguien mi libro y le gustará? ¿Es mejor dedicarme a otra cosa?

Acepto todas las críticas. Son profesionales y además tienen razón. Si que es verdad que algo que me han señalado mucho, el uso de frases cortas, creo que es el estilo que me gusta usar. Desde siempre. ¿Debería modificarlo para enriquecer los textos? ¿Me estaría engañando a mí misma? No sé que pensar. Por otro lado anticipar ciertos elementos creo que es necesario y se entiende si hubiesen leído el capítulo dos. Aunque me queda la duda…

4.1. Mi capítulo modificado con las correcciones y sugerencias de las correctoras

Después de tener en cuenta todas las sugerencias modifiqué mi artículo. Me he dado cuenta de que, en el caso del estilo, las correctoras te dan muy buenas opciones, pero está en tu mano seguirlas o no. En general he realizado los cambios que, de todos los sugeridos, me parecían mejor y he mantenido algunos elementos propios que no quería cambiar.

5. Conclusiones

Un corrector profesional es imprescindible, al menos para mí. Creo que es necesaria una corrección de estilo y ortotipográfica, y si te lo puedes permitir, un lector profesional. Esto siempre después de pasar por tus correcciones y por las manos de los lectores cero.

Pensaréis que es mucho dinero, que un escritor novel no tiene. Y no es un servicio caro: para ellas es mucha responsabilidad y trabajo. Pero cuando uno es pobre pues es pobre. Por eso es interesante que busquéis maneras de costearlo: hacer un crowfunding previo, intentar intercambiar el servicio por especies (siempre que el corrector quiera), reducir gastos… Pedir presupuesto no os cuesta nada y es un buen punto de partida para trazar un plan de acción.

No quiero terminar este megapost sin decir que después de tratar con las correctoras de este artículo, Paola, Esther, Lidia, Marian y Celia, he descubierto como funciona este oficio tan poco visible. No he tenido problemas con ninguna de ellas. Todas han sido pacientes, muy amables, profesionales y colaborativas. Ha sido un gustazo escribir este artículo con su ayuda.

Al dejar el primer capítulo en sus manos me he sentido muy tranquila, para mí eso es importante. No sabéis lo que he aprendido con solo una hoja. Y no quiero imaginar lo que sería corregir tu libro completo. Sería como hacer un master en escritura creativa.

Chicas, muchas gracias, seguid trabajando duro. Lo conseguiremos. ^_^

¿Vas a corregir tu libro con un corrector profesional? ¿Ya lo has hecho? ¿Me recomiendas alguno más? ¿Te ha ayudado este artículo?

You Might Also Like

20 Comentarios

  • Reply Laila 4 abril, 2018 at 11:20

    Un artículo estupendo, MJ.
    No solo porque muestras el trabajo de corrección, sino porque analizas también a las correctoras y eso puede ayudar a elegir a alguien que necesite una corrección.
    Además, tenemos un lector cero en común, y a dos correctoras con las que quiero trabajar.
    Me ha encantado.
    ¡Enhorabuena a todas por este post!

  • Reply Eduardo Norte 4 abril, 2018 at 13:02

    Articulazo, MJ. Enhorabuena. Me ha parecido super interesante ver los entresijos de la corrección.
    Un abrazo!

  • Reply Marian Ruiz 4 abril, 2018 at 15:50

    Hay una palabreja que inventé para definirme a mí misma y que hoy te regalo a ti: empeñatriz. Ojalá este post dé la vuelta al mundo porque ¡lo merece y lo mereces!
    Gracias por el esfuerzo, que a buen seguro te ha costado, como dices, sangre, sudor y lágrimas (y alguna pesadilla, fijo).
    Gracias también a Laila, por su enhorabuena y a Eduardo, por su aprecio.
    Un abrazo, empeñatriz.

  • Reply M. M. J. Miguel 4 abril, 2018 at 17:54

    Le he tomado una captura a cada una de las correcciones por la interesante cuestión que has puesto sobre la mesa y por el intercambio de criterios. Nunca dejo de sorprenderme por la cantidad de cosas que uno puede encontrar en un texto a la hora de corregirlo, y más si es propio. Un excelente post, MJ, digno de estudio.

  • Reply Pilar Navarro Colorado 4 abril, 2018 at 19:17

    Muy buen trabajo. Llevo tiempo recopilando información sobre el oficio porque me encanta. Siempre soy la que detecta el gazapo, la errata o lo que no se comprende bien. Y me encanta leer. Durante mi trabajo anterior corregí muchos textos de no ficción para dar coherencia y mejorar estilo. Así que ahora me lo he plateado profesionalmente. No sé si abrir un nuevo blog o de momento ofrecerme sin blog, mientras sigo formándome. Tu post, MJ, me viene genial en este momento. He aprendido mucho y me ha aclarado algunas ideas. Y has elegido a todo un grupo de grandes profesionales. Gracias.

  • Reply Nay Peregrino 4 abril, 2018 at 19:27

    Me has dejado con la boca abierta con este artículo tan completo. Nunca había visto algo igual con el tema de corrección de estilo. Y me quito el sombrero ante las correctoras. Admiro mucho su trabajo y es bueno ver con ejemplos lo imprescindibles que son.

  • Reply Luisa Garcia 4 abril, 2018 at 21:19

    Menudo post, MJ. Creo que todo el mundo puede sacarle partido. Me encanta ver textos corregidos y en internet hay muy pocos. Tienes razón cuando dices que se aprende más de situaciones como estas que con algunos cursos. Enhorabuena por tu trabajo y el de tus colaboradoras. Me las he apuntado a todas.

  • Reply Montse Martín 4 abril, 2018 at 21:23

    ¡Me ha encantado el artículo! No tenía mucha idea de cómo se trabaja exactamente con la corrección de una novela (y si merecía la pena al contar con poco presupuesto, que ya veo que sí) y comparando las imágenes me ha quedado muy claro. En mi antiguo trabajo había hecho de correctora, pero con textos mucho más cortos y sin este nivel. Gracias por el trabajo que habéis hecho para iluminarnos.

  • Reply María 5 abril, 2018 at 10:59

    Me ha gustado mucho este post, sobre todo porque acabo de terminar el curso de corrección de estilo. Me has mostrado a correctoras que no conocía y su trabajo. Creo que es fundamental que no haya rivalidad en este trabajo. Como soy una novata aún no la he visto, pero mejor en buena compañía.
    En cuanto a lo que dices al principio es verdad que es un trabajo por el que no se apuesto educacionalmente hablando y es una pena. Yo busqué mucho y me informé antes de empezar con los cursos. Como bien dices Unico me fue de gran ayuda.
    Para mí un corrector es parte esencial en un libro. Aunque yo corrija, otros tendrán que corregirme a mí. (De hecho en mi último libro que está a punto de salir, mi correctora y yo hicimos un buen tándem, sin ella, el libro sería un poquito peor).

    Un abrazo y enhorabuena por este artículo. Me parece muy bueno.

  • Reply José Manuel González 5 abril, 2018 at 12:41

    Un artículo fantástico. Ya hace tiempo que vengo dándole vueltas a dedicarme al tema de la corrección y no terminaba de animarme, sobre todo por el desconocimiento que hay, pero después de leer tu artículo veo que merece la pena. Un placer encontrarse entradas como esta. ¡Muchas gracias!

  • Reply L, M. Mateo 6 abril, 2018 at 11:49

    Muchas gracias a ti, Maria José, por dar visibilidad a nuestro trabajo.

  • Reply María Inés Pérez 6 abril, 2018 at 15:59

    Excelente artículo, pero creo que deja en evidencia que lo más complejo de este oficio es “realizar correcciones de estilo sin alterar el estilo del autor”.
    Llevo veinticinco años corrigiendo textos técnicos y científicos y debo reconocer que textos literarios son mucho más complejos. Saludos.

  • Reply Alicia 6 abril, 2018 at 18:32

    Muy buen artículo! Muy elaborado y claro. Te cuento que en Argentina existe la carrera universitaria de Editor en la Facultad de Letras de la Universidad de Buenos Aires y los profesionales egresados son reconocidos en todo el mundo. Es una especialización dentro de la Licenciatura en Letras y lleva más de cinco años con mucha suerte. Generalmente los contratan las editoriales grandes pero muchos trabajan de manera independiente, Bueno, solo quería contarte esto. Un abrazo!

  • Reply Bárbara 7 abril, 2018 at 10:49

    Enhorabuena por el artículo. Como correctora profesional que soy también, me ha parecido que el tema está muy bien enfocado y que la información es concisa; pero, sin duda, lo más interesante ha sido el «experimento corrector»: muy revelador y muy interante. Gracias a las compañeras por la valentía de participar y a ti por el trabajo de compartirlo.

  • Reply Delhi Ausina 7 abril, 2018 at 13:32

    ¡Gracias por ayudar a desvelar los misterios del oficio de corrector!

  • Reply Silvia Martinez-Markus 7 abril, 2018 at 15:31

    El artículo más completo que he leído sobre el tema. Gracias por tu trabajo

  • Reply Alhoranur 7 abril, 2018 at 21:34

    Bravo, bravo y bravo Mj. Excelente trabajo. Un placer leerte, como siempre!!!

  • Reply Balloon Comunicación 8 abril, 2018 at 10:47

    Esto prueba que los correctores no somos perfectos y que a todos se nos escapan cosas. ¿Cómo se explica que nadie haya dicho nada sobre «autoinflingidos»? El error (gordo) ha pasado inadvertido, excepto al corrector de Word. Curioso.

  • Reply Alejandro de Valentín 9 abril, 2018 at 19:51

    Es muy bueno el artículo, y útil. Al final lo has sacado tú, y me alegro. Uno de los mejores post de 2018.

  • Reply Archange Maudit 14 abril, 2018 at 18:43

    Un trabajo maravilloso. Y no olvides una cosa: tienes voluntad y talento, así que no cejes en tu empeño. Un grandísimo abrazo.

  • Deja tu comentario