Consejos escritores noveles

¿Un escritor sólo escribe? Las imprescindibles tareas del escritor

3 Abril, 2017

 

Cuando piensas en escribir un libro no piensas en las tareas del escritor. Te imaginas que estarás sentada en una cómoda silla, en un embarcadero de madera, el cual se encuentra sobre un lago rodeado de árboles, con una taza de té calentito entre tus manos y un ordenador en tu mesita de centro. La temperatura es perfecta, tal vez necesites una pequeña manta hecha con retales, que siempre es mucho más “cuqui”. Tu novio sale por la puerta de la cabaña, que es vuestra casa, y te pregunta: “¿Quieres que te traiga algo?” mientras te da un amoroso beso en la frente. Y tu sigues escribiendo pensando que después contestarás los numerosos emails de tus fans.

 

De lo más idílico ¿no?

Olvídalo. No es así. Ni mucho menos. Lo más seguro es que estés escribiendo un libro en los huecos entre los escasos momentos de todas las obligaciones que te rodean y de las que no puedes huir. Tal vez, y con muy buena fortuna, tardes un año en terminarlo. A lo mejor no se lo has dicho a nadie, sigue siendo un secreto. Cuando salga a la luz la gente pensará que estás loco y tu sentirás en el fondo de tu alma que se equivocan y que vas a convertir tu libro en un Best Seller.

Comienzas a buscar editoriales y sólo recibes cartas de disculpas, en algunas ocasiones, en otras ni tan siquiera eso. Consigues una editorial que parece bastante maja… pero todo se complica porque al final descubres de que no es tan maja y además es un tanto “caradura”. Entonces piensas que te lías la manta a la cabeza y autopublicas. Pero no te conoce ni Dios y has subido tu libro a Amazon y no va para atrás, lo cual es difícil, ni para adelante.

Acabas hasta los huevos. Y descubres, de la peor manera posible, que tu sueño, que a estas alturas es una pesadilla, se ha ido a tomar por saco. Sólo te queda llorar y decir “no volveré a escribir un libro nunca más” Pero sabes que es mentira.

 

¿Qué he hecho mal? ¿Cuáles son las tareas del escritor?

Un escritor tiene que centrarse en escribir.

Eso ya no es así. Un escritor en estos días debe ser experto en Marketing, Redes Sociales, Diseño, Coworking, Emprendimiento y demás tareas que suenan a rollo, muy rollo. Escribir un libro es una parte de todo lo que tienes que hacer si quieres tener alguna oportunidad.

 

Tu blog. Una ventana al mundo.

Escribir en un blog es una tarjeta de presentación. Dice a los demás: “esta soy yo y esto es lo que hago”. Cuanta a la gente tu historia, tu forma de expresarte. Es una pequeña garantía de que cuando saques tu libro alguien lo comprará. Y no por pena ni lástima sino porque a tus lectores les gusta la forma en la que te expresas, porque quieren más de ti.

Conozco gente que menosprecia los blogs. “Es que es mucho trabajo”. Lo es, mucho, mucho, mucho y más. No es sólo escribir un artículo, darle forma, buscar fotos, investigar… También es cuidar tu blog, darle un formato, actualizarlo, cuidar el SEO…

Si te gusta te constará menos. Para mi es un pequeño rincón propio. Mi casita en el lago. Mi silla sobre el embarcadero. Aquí escribo y “traspaso el espacio tiempo” para que otras personas estén conmigo leyendo lo que escribo. Es algo muy especial.

 

Las Redes Sociales. Las reuniones con amigos

Tu puedes tener un blog pero a lo mejor no se entera ni Dios. Es como tener una tienda a las afueras del pueblo y, como hay mil tiendas en el centro, la gente no llega hasta allí. Por más que gritas desde tu tienda nadie te ve. ¿Pero y si hubiese una plaza en mitad del pueblo dónde puedes reunirte con otras personas y decirles que tienes una pequeña tienda llena de cosas preciosas?

Las Redes Sociales son esa plaza. Un lugar para decirle a la gente: mira esto es lo que hago, así puedo ayudarte. Y también para interaccionar y generar comunidad. Porque a mi no me interesa miles de me gusta de gente que está por estar. No me interesa sentarme en la plaza con 100 personas que sólo me miran, no me aportan nada. Prefiero sentarme con 10 y hablar con ellos, conocer lo que quieren y cómo puedo ayudarlos.

Mejor tener pocas redes, bien manejadas, que muchas y abandonadas. Parece obvio pero es algo que a mi me consto entender. Abandonar algunas me hacía pensar que no podía ser… ¿Cómo no iba a tener Pinterest si todo el mundo lo tenía? Pues porque lo que le puede venir bien a todo el mundo a lo mejor a mi no me funciona. Así de simple.

 

Networking. “Sólo no puedes, con amigos sí”

Es una frase de Barrio Sésamo (que nos dio grandes lecciones aunque parezca mentira), una gran verdad. Durante mucho tiempo la gente artesana recelaba de otros artesanos, los bloggers de otros bloggers de su misma temática… Pero en algún momento alguien pensó que las relaciones que podían establecerse entre ellos eran más importantes ,para crecer, que mantenerse alejado (bendito sea)

Y es verdad. Interaccionando con otros escritores o bloggers aprendes muchísimo, se crean proyectos interesantes, se establecen relaciones de amistad… La fuerza de muchos es mayor que la de uno sólo.

Sigue blog que te interesen, de los que puedas aprender, ayuda a sus autores, compartiendo, comentando… Agradéceles la ayuda que te están dando. Busca grupos de tu temática y participa de manera activa, no seas un simple “parásito”. Los grupos crecen con la ayuda de todos. Crea proyectos donde puedas colaborar con otros escritores: Round up, entrevistas, artículos de sus libros…

 

Formate. Nunca dejes de aprender

Te falta mucho por saber, seguro. Siempre habrá alguien que sepa más que tu. Si quieres escribir un libro absorbe toda la información que puedas. Y para escribir un blog hazlo todavía mejor. Haz todos los cursos posibles y que tu bolsillo te permita. Lee todos los libros que caigan en tus manos.

Aprende de Marketing, Redes Sociales, Escritura, Publicación, Blogging, Fotografía… todo lo que pienses que puede ayudar en tu proyecto. Empieza ya, cuanto antes empieces más sabrás.

Yo siempre tengo un curso abierto. En mi organización semanal tengo un apartado para apuntar tres cosas: Libro de lectura, curso de formación bloging y curso de formación de escritura. Apunto los que estoy haciendo. Tal vez esa semana no toque ninguno, raro, pero los tengo presente. Por las noches leo alguno de ellos, procuro al menos dos… Y así poco a poco voy avanzando.

Repito: Nunca dejes de aprender.

 

Un escritor tiene que centrarse en escribir

Volviendo al principio. Nada de eso te servirá si no escribes tu libro. Me paso que durante dos meses me centre tanto en todo lo anterior que dejé mi libro a medias. Al retomarlo me sentía un poco “ajena” al mismo (como dijo de forma tan sabía Stephen King en Mientras escribo), no sé si volveré a estar “tan dentro” del mismo como al principio. Y me da rabia.

Gracias a eso, no hay mal que por bien no venga, que nada servía de nada si no priorizaba la escritura de mi libro, pues ese era mi objetivo. Así que lo que hice fue tomar la decisión de que lo primero que haría en el día sería escribir mínimo 500 palabras, 1000 si estaba inspirada. Antes que nada y sin excusas… y luego todo lo demás. Puedo dejar de escribir un post, de interactuar en Redes Sociales, de buscar fotos, de hacer carteles… Pero en ningún caso dejar de escribir… Al fin y al cabo ese es el fin de todo lo demás.

 

Cuanto antes empieces mejor y cuando publiques tu libro tendrás mucho ganado. ¿Lo estás haciendo así o sólo esperas que alguien te descubra por inspiración divina? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Firma

You Might Also Like

6 Comentarios

  • Reply Emma Sagen 4 Abril, 2017 at 10:11

    Verdades como puños las que nos traes en esta entrada y he vivido (y vivo) cada una de las cosas que describes. Mi mayor problema siempre ha sido la falta de tiempo y ahora por circunstancias personales más. Y mira que siempre te leo pero no quería hoy pasar por aquí sin dejarte un comentario después de todo 😉

    • Reply MJ 17 Abril, 2017 at 12:53

      ¡Qué maja eres Emma!

  • Reply Sandra 20 Abril, 2017 at 12:24

    Hace unos meses decidí dar el salgo y perseguir el sueño de escribir y de repente me encontré de bruces con todo lo que comentas. Hoy día la presencia en redes, el trabajo colaborativo y el marketing son fundamentales! Aunque confieso que lo peor es encontrar el “hueco” para sentarme y escribir, porque a las 10 de la noche la batería está agotada! En todo caso, muchas gracias por tus posts, ayudan mucho, sobretodo a las noveles! 🙂

    • Reply MJ 3 Mayo, 2017 at 13:26

      Es verdad que lo más importante es escribir pero si no haces lo demás estás perdida. También la vida es complicada, se tienen trabajos horribles que nos dan de comer y nos permiten mantenernos a flote. Esos trabajos nos quitan el tiempo para hacer lo que de verdad queremos hacer. 🙁 De todos modos espero que poco a poco puedas seguir escribiendo y terminar tu proyecto. Y espero tener noticias de ello 🙂

  • Reply David Orell 12 Junio, 2017 at 10:47

    ¡Hola! No puedo estar más de acuerdo contigo 🙂
    Mi vida diaria es un caos al que me enfrento con la misma energía que me da el café XD

    ¿Te importa que escriba algo parecido en mi blog?

    ¡Un saludo!

    • Reply MJ 12 Junio, 2017 at 18:02

      ¡Claro que no! Las penas compartidas son menos penas… jajaja

    Deja tu comentario