Consejos escritores noveles

10 consejos para escribir Romántica Contemporánea por C.A. Ortega

13 Julio, 2017
consejos-escribir-romántica-contemporénea

Cuando MJ me propuso este reto, un artículo de 10 consejos para escribir romántica contemporánea, no dudé en lanzarme a la piscina. Sobre todo porque en estos últimos meses he estado trabajando en un libro llamado La guía que me hubiese venido de perlas cuando se me fue la pinza y me dio por escribir una novela  (sí, ya sé que es un poco largo) y tenía bastante claro qué consejos podía dar para un principiante en esto de la novela romántica contemporánea.

He de decir que yo empecé casi sin querer en esto de la escritura: un buen día me di cuenta de que necesitaba evadirme del día a día y me puse a escribir. Después de haber escrito un buen puñado de escenas, entendí que estas podían retocarse un poco y dar a luz a una novela. Yo no tenía experiencia en el mundo literario, no había asistido a clases de escritura, y ni siquiera sabía a dónde me llevaría aquello, pero una vez que me puse ya no pude parar.

Si estás leyendo esto, puede que estés en una situación parecida a la que he descrito. Así que espero que te sirvan de ayuda estos consejos que me hubiese encantado recibir cuando se me fue la pinza y me dio por escribir novela romántica contemporánea.

consejos-para-escribir-romantica-contemporanea

 

#1. Romántica… ¿Estás seguro?

Ya sé que el título de este primer punto puede parecer un poco extraño teniendo en cuenta que este post va de novela romántica, pero creo que es una pregunta esencial que debes hacerte.

Si has decidido escribir romántica porque has leído que es el género que más vende, te aconsejo que dejes el proyecto ya mismo. El único motivo por el que debes escribir romántica contemporánea es porque adoras el género. Créeme que la tarea va a ser ardua, así que ya puedes empeñarte en disfrutar del momento si quieres acabar el proyecto.

Si no estás seguro del género en el que quieres trabajar piensa en qué género sueles leer y ahí tendrás la respuesta.

Aunque he de confesar que hay una razón mejor para escribir una novela romántica (razón por la cual yo empecé a escribir) y es porque hay una historia que no deja de perseguirte día y noche. A mí ya me ha pasado varias veces y en todos los casos las historias han sido románticas, pero quizás a ti te lleguen historias de otro género.

Si tu razón para escribir romántica está en alguna de estas dos opciones. Genial sigue leyendo.

 

#2. Lee todos los manuales que caigan en tus manos

Este es un consejo que puede servir para cualquier género, pero también para la novela romántica. Cuando comencé a escribir mi primera novela, no tenía ni idea de qué estaba haciendo. Me vino una escena a la cabeza y me puse a escribir de forma compulsiva. El problema fue que, cuando salí del trance, simplemente tenía un puñado de escenas inconexas y tuve que ponerme a investigar sobre guiones, tramas y cómo escribir novela para aportar calidad al texto. Lee, lee y lee a todos los autores que hayan escrito un manual para escritores y así aprenderás a dar forma a tu texto.

 

#3. Olvida todo lo leído

Joe, a ver si te aclaras.  Vaaale… Ya sé que este punto contradice al anterior, pero déjame que me explique. Cuando uno se pone a escribir, lo mejor que puede hacer es dejar la mente en blanco y que la mano vaya sola. Las mejores historias salen del subconsciente. Lo único que debes hacer es dejar que la historia fluya. Y mientras estás haciendo esto, no puedes estar pegándote con tu manuscrito porque no encaja en el modelo de trama que has leído en un libro.

Sólo cuando ya no consigas tirar más del subconsciente y tengas un buen puñado de escenas, coge todo lo aprendido en las guías e intenta amoldarlo a tu historia. Así conseguirás que las tramas secundarias encajen con la principal, colocar los giros en el lugar idóneo, ofrecer un final impactante, etc…

consejos-para-escribir-romantica-contemporanea

#4. Los personajes

Crear personajes inolvidables es bastante complicado. Sobre todo porque en las novelas romántica tendemos a crear personajes masculinos cachas con tableta de chocolate, y una inmensa p#@#… Mientras que ella tienen pechos generosos, cinturas de avispa y caderas voluptuosas.

Ya sé que a veces esto es lo que nos viene primero, pero… ¿y si le damos una vuelta? ¿Y si a él no lo hacemos con un cuerpo diez o a ella la hacemos bajita y con unos kilos de más?

Y los estereotipos no solo afectan al físico. Ellas son dulces y sumisas, mientras que ellos son indomables a la vez que protectores. Yo personalmente no soporto a las protagonistas sumisas que se sientan a esperar, creo que no hay nada más aburrido.

¿Y si prueba a cambiar totalmente los roles? ¿Y si tenemos un protagonista vulnerable que se topa con una mujer de éxito? ¿Y si él ha perdido totalmente la confianza y es ella la que la tiene a raudales? Todo lo que sea salirse del estereotipo es bueno, aunque he de confesar que no siempre es fácil hacerlo, pero siempre se puede intentar.

 

#5. Cómo nos queremos

Este es uno de los problemas al que me he tenido que enfrentar personalmente a la hora de escribir novela romántica (y supongo que si me ha pasado a mí, también te ha podido pasar a ti).

Cada vez que me vienen historias románticas a la cabeza siempre me vienen historias bonitas. Ellos se conocen, se enamoran, se quieren mucho, viven felices y comen perdices. Pues déjame que te diga que esto es algo terrible. Si todo va bien, no hay historia alguna. Una novela para que tenga éxito debe tener altibajos, y a sus protagonistas deben pasarles cosas que tendrán que superar, si no… no creo que nadie consiga pasar del 25% de la novela (este es un dato importante, debe haber ocurrido por lo menos un giro en el primer 25% de una novela si quieres que el lector siga leyendo).

 

#6. Sufrir por amor: pero cómo me pone

Una buena historia de amor es aquella en la que los protagonistas sufren lo indecible por su amor. Y lo que hace que el lector siga leyendo es que quiere ver cuando acaba tanto sufrimiento.  El lector lo que realmente quiere es ver si los enamorados pueden superar todas las dificultades del camino para poder estar juntos por fin. Es decir, lo que tienes que hacer es coger esa maravillosa historia de amor (de la que hablaba en el punto anterior) y empezar a ponerles traba tras traba. Puedes poner zancadillas de todo tipo:

  • la distancia,
  • la diferencia de edad,
  • barreras internas como que él se ha jurado no enamorarse jamás,
  • clases sociales que chocan,
  • un ex novio,
  • un secuestro,
  • etc…

Lo que sea para que el sufrimiento por amor sea máximo.

 

#7. Escenas románticas

Toda historia de amor que se precie tiene una escena de cama. Hemos dicho que los protagonistas van a sufrir por amor y claro, después de tanto sufrimiento, hay que liberar la tensión de alguna forma y, para ello, la mejor manera de hacerlo es con una escena de cama, de hecho, hay novelas románticas que se saltan este paso y creo que lo único que consiguen con ello es dejar al lector a medias. Si te paras un momento y lo analizas, verás que es lógico. Una novela de cualquier género gira en torno a subidas de tensión y a la disolución de la misma para generar altibajos en el lector. Y la mejor forma de liberar la tensión en una novela romántica es en la cama.

 

consejos-para-escribir-romantica-contemporanea

 

#8. ¿Sexo o clase de anatomía?

Ha quedado claro que una escena de cama es esencial, pero… ¿hasta qué punto?  Últimamente las escenas de alcoba en la novela romántica están desembocando en un extremismo que nos está llevando a tener que leer escenas de sexo cada vez más y más explícitas, llegando a tal punto que ya no sabes si estás leyendo una escena de cama o una clase de anatomía.

En mi opinión, lo esencial en una escena de cama (como dice Diana Gabaldon) es el intercambio de emociones y no de fluidos. Por ello vamos a centrarnos en lo importante y no tanto en lo anatómico. De hecho las mejores escenas de cama son aquellas en las que los diálogos de los protagonistas hacen avanzar la historia.

Oye, no se van a poner a hablar mientras f#@#&, ¿no? Vale, es verdad, pero ten en cuenta de que tenemos un antes y un después que podemos utilizar. Si consigues esto, es que eres muy grande.

 

#9. La retirada previa al final

Ha llegado el momento en el que el protagonista se lame las heridas (él, ella o ambos). Esto, en mi opinión, es una de las partes más importantes de las novelas románticas. En algún momento (hacia el 75% de tu novela o más tarde), después de haber sufrido lo suyo, tus protagonistas deben alejarse el uno del otro. Este será un momento de reflexión que deberás utilizar para que ambo recapaciten sobre todo lo ocurrido y para que decidan si realmente merece la pena la lucha o no.

Cuando ya aclaran sus ideas, descubren que no pueden vivir el uno sin el otro y aparece el reencuentro y el final de la novela. Si quieres escribir la trama perfecta, cuando ellos están a punto de encontrarse algo externo a ellos pasa y deben luchar durante uno capítulos más para el anisado reencuentro. Esto es lo ideal, aunque debo reconocer que no siempre es fácil de hacer.

 

#10. Consejos para escribir romántica contemporánea: Pretending

Este consejo creo que es el mejor que te puedo dar y no solo sirve para la novela romántica sino para cualquier tipo de novela. Pretending es un verbo ingles que me vuelve loca y significa “fingir”.

Ya sé que crees que eres pésimo, ya sé que crees que nunca conseguirás ser como los grandes (yo paso por esta fase muy a menudo), pero lo mejor que puedes hacer es fingir que eres uno de ellos.

Lo primero que necesitas es una imagen de autor. Así que, por favor, vete un día a la pelu, coge cita con un fotógrafo (puedes ir a la tienda del barrio, no tienes por qué dejarte todos tus ahorros) y hazte tres o cuatro fotos para la contraportada del libro o para tu blog. Pero por Dios, jamás pidas a tu hermano que te haga una foto con el gotelé de fondo; esto echará por tierra toda tu credibilidad.

“Pretending” también sirve para tu novela. Si no puedes pagar a un experto, estudia las portadas del género y coge ideas para el diseño, estudia las sinopsis de los grandes para inspirarte, etc…

Simplemente haz lo que sea para que tu obra no parezca de principiante. Finge, finge y finge hasta que tú mismo te lo creas.

 

Espero que mis humildes consejos para escribir romántica contemporánea te ayuden a avanzar en el camino. Pero no quiero irme sin dejarte el mejor consejo de todos:

“No juzgues tu trabajo, simplemente date cuenta de tus errores y sigue escribiendo”

Si empiezas a juzgar todo lo que haces te vas a desanimar y lo vas a dejar a medio camino. No lo hagas. Lo mejor que puedes hacer es leer estos consejos, seguir escribiendo y siempre siempre mirar hacia adelante

 

 


C.A. Ortega
caortega.com

 1. Sobre mí.

Siempre he tenido una storyteller dentro de mí. El problema nunca fueron las historias sino darme cuenta que todo lo que llegaba a mí llegaba para ser plasmado en una hoja en blanco.

Después de trabajar en varias novelas, mi tercera novela me llegó en sueños y eso me hizo comenzar a estudiar, sin descanso, los mecanismos de creatividad, así que en estos momentos sigo trabajando en mi siguiente obra y en un blog sobre la creatividad y sus mecanismos.

Si quieres saber más sobre mí, pincha aquí.

 2. Sobre mis libros.

Hasta la fecha tengo dos joyitas publicadas: Navidades en Tierras altas y Nubes de Octubre. Te dejo los enlaces por si quieres conocer más de mi obra.

Puedes pinchar en cada libro que te llevará a la página de Amazon.

 

 


Otros artículos de la serie que te pueden interesar: 10 Consejos para escribir Fantasía por Carlos J. Eguren, 10 Consejos para escribir Romántica Histórica por Ivette Chardis y 10 consejos para escribir Ciencia Ficción por Nicholas Avedon.

You Might Also Like

Ningún comentario

Deja tu comentario