Ejercicio, Reflexiones, Slow Life

La rareza de la Meditación. Empezar a meditar

28 septiembre, 2016
meditar

Cuando iba a las clases de Yoga, ya os conté, que lo que más me gustaba era meditar en los 5 minutos finales. Me tumbaba boca arriba con los ojos cerrados siguiendo la voz del profesor y no quería levantarme bajo ningún concepto. Sentía una tranquilidad infinita. Me fastidiaba bastante que se terminara e irme a casa, hubiese dado un riñón por ser “teletransportada” a mi hogar. O por quedarme allí para siempre. Pero por desgracia tenía que irme.

Lo poco que yo sabía, hasta entonces, de la meditación lo relacionaba con los monjes budistas vestidos de naranja y sentados en una gran alfombra, dentro de sus templos, con las piernas cruzadas, los ojos cerrados y haciendo ese sonido extraño de “Ooooooommmmmmmm”. O a sectas que captaban a sus adeptos con la promesa de una vida mejor y una de sus estrategias era la practica de esta disciplina.

Tengo que decir que yo soy una persona super nerviosa pero sin embargo tengo un poder de concentración muy grande. Cuando me pongo a hacer algo me enfoco en serio y olvido todo lo de mi alrededor. Por eso pensaba que por un lado estarme tanto tiempo quieta para Meditar me resultaría difícil pero por otro lado pensaba que podría conseguirlo.

Mi primera clase de Meditación

Así que me empeñé en buscar una clase de Meditación para probarlo. Por Facebook encontré a un “profesor” que impartía una clase de un tipo de Meditación, del que no recuerdo el nombre, (yo no conocía ninguno) y me comentó que había una clase esa semana en el local de su Asociación. Allí me presenté yo tan feliz, con todas mis ilusiones, a dar mi primera clase de Meditación. No sabía lo que me esperaba.

En primer lugar no vino nadie, estaba yo sola, eso era un poco raro. En segundo lugar la Asociación era un local de un piso bajo “multiusos”. Había algunas otras personas allí pero comenzaron a irse, con lo que yo me quedaba sola con el profesor. Saco unas mantas y unos cojines y por un momento pensé que iba a violarme allí… En ese momento me arrepentí de no haber establecido un plan de contingencia con el Sr. B en caso de fracaso estrepitoso, lo cual era el caso. Puso música y empezó a dar saltos y a bailar y me dijo que lo hiciera.

Como resultado estuve 1 hora de mi vida dando saltos y bailando sin control encima de una alfombra. También me decía que gritara pero eso ya era demasiado para mí… era incapaz… sólo quería largarme. Al finalizar me dio un abrazo y yo, con mi mejor cara de pocker, dejé caer mis brazos muertos sobre él y me despedí para no volver jamás…

¿Eso era lo que hacían los monjes budistas en sus templos? ¿Entrenarse para saltimbanquis?

 

Mi segunda clase de Meditación

Aún estando en shock pensé que eso no podía ser todo así que seguí buscando clases de Meditación en Torrejón. No sé muy bien como me enteré de que había un estudio de Yoga, Sangha Yoga, donde los viernes por la tarde daban una clase de meditación. El pago era la voluntad.

Así que un viernes por la tarde me presenté allí y era un local precioso, nada que ver con el primero. Todo cuidado al detalle, muy acogedor. La chica de la recepción era un encanto y el profesor me pareció un gran profesional por algunos comentarios que hizo durante la clase. Primero dejabas tu calzado fuera de la sala en un banquito y entrabas en silencio a la sala común. Cada uno tenía su mantita para arroparse en caso necesario.

Tenías que colocarte con las piernas cruzadas, cosa que yo llevo fatal porque mis muslos son como troncos de árboles y no se doblan bien. Y además esa postura me produce un terrible dolor de espalda. O sea que la postura es súper incómoda. El profesor me dijo que tardó un año en estar agusto en esa postura. Así que yo, la odio, la verdad y siempre que medito lo hago tumbada porque me encuentro muchísimo mejor. Soy una meditadora maligna adapto la práctica en mi propio beneficio… jajejijoju…

El profesor nos guió durante la práctica y no tuvo nada que ver con la primera vez. De hecho, luego hablando con él, me dijo que el otro tipo que hice es un tipo de yoga muy sencillo para agotar a la gente y que liberes, de ese modo tensión, que a él, personalmente, no le gustaba pero que se practicaba últimamente mucho.

Al final de la clase me sentí super relajada y viví el único momento surrealista de la clase, cuando el profesor pregunto si teníamos alguna duda y una chica pregunto: “¿El mundo tiene chacras?”… en ese momento me pregunté que, a pesar de la buena experiencia, dónde me había metido y se me corto la buena sensación de la clase en seco… El profesor más o menos le dijo que qué le importaba eso, que cada uno hiciese meditación como quisiese y que si le funcionaba bien y que si no pues que lo dejase. Y eso es lo mejor que he oído de la meditación y me hizo seguir adelante con ella. Sabía que podía dejarla cuando me pareciese un poco raro.

 

Las cosas que he descubierto meditando

He descubierto cosas muy raras meditando, cosas que no sabía.

  • Que lo importante es enfocarse en el ahora. El pasado trae depresión y el futuro ansiedad. No estamos en ninguno de esos dos momentos. Estamos en el ahora y si vivimos en el ahora no tendremos ninguna de esas sensaciones. Cuando meditas te concentras en el momento presente y eso te da mucha calma. Parezco una lunática pero os juro que es verdad. Sólo estar en este momento te quita mucho peso de encima, hace que te tranquilices, que sólo estés. Es una sensación muy rara.
  • La consciencia del cuerpo. Tenemos un cuerpo que nos acompañará toda la vida pero no somos conscientes de que está ahí (creo que nos volveríamos locos si así fuese). Es como cuando tu al mirar no ves tu nariz pero si te concentras en ella puedes verla, pues algo así. Ser consciente, pensar en que tus manos son tuyas, tus brazos, tus piernas te pertenecen… también es algo raro pero bonito al mismo tiempo.
  • Tu no eres tus pensamientos ni tus sentimientos. Otra paranoia que me dejó en shock. A ver si lo puedo explicar bien. Yo soy MJ. Cuando tengo ansiedad no soy la ansiedad, soy MJ que tiene ansiedad. Cuando pienso en que tengo que hacer tal o cual cosa yo no soy ese pensamiento, soy MJ que pienso en eso. Es como darte cuenta de que tu eres una persona y que los sentimientos y pensamientos no son tu, forman parte de ti. Puedes verlos desde fuera y observarlos pero no ser ellos. También es muy raro pero al verlos desde fuera te duelen menos o los “sufres” menos.

 

¿Qué necesitas para meditar?

Si después de este tocho te ha picado la curiosidad y te apetece Meditar necesitas pocas cosas y luego si te gusta puedes ampliar con más cosas no necesarias:

  • Una esterilla. Puedes hacer la meditación sentado o tumbado. Te recomiendo tumbado
  • Una mantita. Por si tienes frío mientras meditas.
  • Meditación guiada. Buscar en Youtube alguna meditación. Yo uso una aplicación de Iphone que se llama “El camino hacía la calma”. Tiene unas 7 meditaciones de unos 10 minutos que voy variando cada día.
  • Meditación Yoga Nidra. Es una meditación de unos 40 minutos flipante. Os dejo el artículo que escribí en este mismo blog: Yoga Nidra. Al final hay un enlace a una práctica en Youtube muy recomendable.
  • Rincón de meditación. De esto me gustaría hablaros en otro post pero son rincones donde pones cosas que representen los cinco sentidos: velas, campanillas, piedras, plantas, té…

Y este es todo el tocho sobre la meditación y yo… ya no quiero hablaros de que he convertido a mi hermano Jesús a meditar y se ha quedado flipado. Y el Sr. B anti todo esto ha hecho dos veces la meditación de Yoga Nidra (una vez se quedo dormido y yo oyendo sus ronquidos…)

Os animo a que probéis y me contéis después (no vayáis a sitios malos como yo)

P.D. Recordar que este Domingo haremos un recordatorio de como llevamos el #PartyTimeProject por si alguien quiere preparar su entrada 😉

Firma

Cine y TV, Lectura, Música, Viajes

ELIGE TU PROPIA AVENTURA: DELTA BLUES (libros especiales)

23 septiembre, 2016
Bayou

Cuando el destino decidió conspirar contra nuestras vacaciones a Islandia no sabía (y nosotros tampoco) que guardábamos un as en la manga; con el dinero y el tiempo que teníamos ahorrados viajariamos a EEUU!!

La primera opción era Nueva York, pero hacer 5.000 km para ‘sólo’ ver la gran manzana no era lo que teníamos en mente. Queríamos conocer la ‘América real’, y que mejor que elegir los estados del sur. Gracias a la afición de Marc por la música, decidimos hacer su ruta: la ruta de la música.

Una noche, un mes antes de marchar, después de la cena Marc fue al estudio, y volvió con un libro, un libro muy especial: The Holy Sites of Delta Blues 

¿De donde había salido ese libro? Lo había comprado hacía más de nueve años (el tiempo que llevábamos juntos en aquel momento), mucho antes de conocernos, y mucho antes de tan siquiera pensar que este viaje podría hacerse realidad. Había estado ahí, en una estantería, esperando a que se acordara de él (yo no lo había visto en mi vida!) El libro describe muchos rincones sagrados para los amantes de la música, es una guia exclusiva de historia de la música y los músicos del Delta del Mississippi, su autor es un enamorado de esta zona (vive en Greenwood) y de todo lo relacionado con el blues (también lo toca, y lo enseña). El día más especial de nuestro viaje fue cuando salimos del recorrido habitual marcado, abandonamos las grandes ciudades, y empezamos a rodar por carreteras secundarias.

Continua leyendo…

Animales, Reflexiones

Nuestra gran familia animal por Alina y Jesús

21 septiembre, 2016
Mi gran familia animal

Así comenzó nuestra gran familia animal…

Teniendo 9 años, oí desde mi ventana unos maullidos lastimeros. Provenían de una ventana del piso bajo en el edificio de enfrente. Era un gatito muy pequeño. Lo observé durante tres días y al cuarto no aguanté más y con ayuda de una amiga de mi infancia, bajamos y nos colamos para por fin conseguir coger a ese gatito. (Hola soy Jesus, novio de Alina, hermano de MJ, cuñado de Sr. B y ciudadano del mundo. A mi esta historia siempre me la contó como una adopción, hasta este verano que me entere que fue un ROBO, robó a una gata a otra persona…muy grave).  Resultó ser una gatita que estaba en los huesos, así que la dimos de comer. Aquel día fue el que lo desencadenó todo.

Continua leyendo…

Animales, Reflexiones

¿ Adoptar un gato o a un niño nepalí ?

18 septiembre, 2016
Adoptar un gato

Sin querer desvelar mucho de los siguientes capítulos de “Historia de una gata” el Sr. B y yo nos planteamos la posibilidad de adoptar un gato de un refugio. Digo la posibilidad porque pensamos que sería algo sencillo y descubrimos que nada más lejos de la realidad…

Como ahora nuestra capacidad económica es más bien reducida, pero nuestra capacidad de amor es infinita, pensamos que podríamos adoptar un gato que no fuera un cachorrito de un refugio de animales. A mi me parecía buena idea por tres motivos fundamentales.

El primero es que al ser ya un gato más mayor tiene un carácter definido y podemos elegir uno que se adapte a nuestro medio de vida, por lo que el gato será más feliz. A nosotros no nos importa como sea la apariencia del gato pero si nos gustaría tener un gato-perro. Es decir un gato que se te ponga en las piernas y te deje paralítico, que te “haga el cuco” sobre ti mientras te clava las patitas hasta el hueso, que duerme sobre tu cara aunque te asfixie… ese tipo de gatos. No queremos un gato huidizo y que no se relacione con nosotros. Es lo único que pedimos. Tal vez seamos egoístas pero es nuestro único condicionante.

Continua leyendo…

Ejercicio, Slow Life

Yoga y la paranoia de la consciencia del cuerpo

16 septiembre, 2016
yoga

La primera vez que fui a una clase de Yoga salí con una sensación muy rara de tranquilidad. Se lo dije al Sr. B, que me esperaba fuera, y me miró con cara de incredulidad. Estábamos en el gimnasio y era una clase colectiva y al salir tan relajada de allí quería irme a casa para que “ese halo de espiritualidad”  se conservara para siempre. Creo que estaba sugestionada por muchas cosas de mi alrededor porque ahora lo cuento y parece que me he tomado un tripi pero “a Dios pongo por testigo” que mi experiencia fue así. Puede que debido a tanto caos en mi vida en ese momento noté un pequeño oasis y me agarré con fuerza para no dejarle escapar.

Seguro que lo que cuente en este artículo sobre Yoga ponga el grito en el cielo a los profesionales del tema. Yo sólo quiero contar mi experiencia y lo que me han trasmitido los profesores en las clases que he ido. Es muy posible que otras personas hayan tenido otras experiencias que nada tengan que ver con las mías. De hecho cualquier comentario será bienvenido para decirme que estoy diciendo una auténtica locura.

En aquella primera clase observe que había un grupo de gente, los pro, que estaban esperando en grupo en la puerta como si se conociesen de toda la vida. Lo que más me llamó la atención es que llevaban sus propias colchonetas de Yoga dentro de una funda. La funda tenía una bandolera que cruzaban en su pecho. También tenían ropa “de yoga”, si se puede decir así, más ancha, más chuli… y chancletas de piscina. Yo llevaba un pantalón, una camiseta y unas zapatillas de hacer gimnasia.

Continua leyendo…

Historias, Reflexiones

Mi nombre es Sr. B. Historia de una gata. Parte 3

13 septiembre, 2016
Gata Firulais

Antes de empezar a contar mi parte de la historia, debo decir que nunca he tenido ningún animal a mi cargo en mis 36 años (ni siquiera el típico hámster que se suele tener con 9-10 años…), mucho menos una gata. No es que haya sido una decisión mía, sino más bien un conjunto de factores.
El primero de ellos es que mi padre nunca nos dejó traer ningún animal a casa, nunca supe realmente porqué, pero se negaba en rotundo y no había quién le convenciera… pues bien, ahora el muy cabrón tiene un perrito que es el niño de sus ojos! Se levanta a las 6 de la mañana para irse a pasear con él y tiene a mi madre cabreadísima porque dice que le hace más caso al perro que a ella.

El otro factor importante para no haber tenido nunca un animal era mi terrible alergia… cuando digo terrible no estoy exagerando. Todavía recuerdo como si fuera ayer cuando con 14 años fui a Barcelona a hacerme las típicas pruebas de alergia. Esa prueba en la que te van pinchando con diferentes agujas en unos puntitos pintados en los antebrazos… pues bien… se me hincharon tanto los brazos que la doctora no sabía cuáles habían dado positivo y cúales no. Así que tuvieron que repetirme la prueba, pero esta vez en los muslos dejando mas espacio entre cada pinchazo… resultado? Si, justo lo que os estáis imaginando… acabé con las piernas más hinchadas que los labios de Carmen de Mairena y tuve que andar como Fraga durante varios días.

Cuando a las 3 semanas fui a recoger el informe, la doctora me dijo que tenía un porcentaje de alergia elevadísimo y que estaba a muy pocos puntos del limite que marcaba la incapacidad laboral por “enfermedad crónica”.

Continua leyendo…

Ideas, Reflexiones

Mi blog. Ayer, hoy y mañana.

11 septiembre, 2016
miblogseptiembre

AYER

La primera vez que escribí en este blog fue el 21 de Mayo. Llevaba mucho tiempo queriendo escribir sobre algunos temas que no encajaban en mi blog de fimo: Kekos de MJ. Y además quería aprender nuevas cosas relacionadas como usar un blog de wordpress y crear una newsletter.

Había hecho un curso online, que recomiendo, El Ideatorio de OyeDeb, para descubrir que quería hacer con mi vida, a que quería dedicarme. Llevaba meses muy perdida y muy triste, pensando que el resto de mi vida desarrollaría un trabajo que odiaba con todas mis fuerzas. Además este había conseguido que mi autoestima estuviese por los suelos y que me considerara una inútil, una fracasada e inferior a los demás. Y en contraposición tenía, y tengo, un afán controlador por querer que todo salga perfecto, no permitiéndome fallar y culpándome de forma exagerada cuando eso ocurre.

Un cromo de persona, vaya. En ese momento no lo sabía pero, salvo mi mierda de trabajo que era el culpable de toda la infelicidad de mi vida pasada y futura, yo lo tenía todo para ser feliz.

El día 31 de Mayo y los acontecimientos que sucedieron en el siguiente mes cambiaron mi vida. No es que quiera hacerme la interesante, es que no puedo hablar de ello de forma abierta. Y me gustaría. Digamos que fue algo que ocurrió en el trabajo y que condicionará mi vida para mi futuro a largo plazo. Y a partir de ese momento dejó de importarme todo, todo me parecía absurdo, mi vida me daba igual, no me importaba comer y no podía dormir. Fue una pesadilla.

Continua leyendo…

Ejercicio

Pilates. Nunca, nunca más.

9 septiembre, 2016
pilates

Cuando me apunté al gimnasio me recomendaron que me vendría bien, debido a mi locura nerviosa, hacer pilates o yoga. Así que con toda mi ilusión, y mi equipación, me presente a una clase de pilates.

Lo primero que me extrañó es que la mayoría de la gente era gente mayor cuando a mi mucha gente joven me decía que lo practicaba. Me pregunté donde estaría esa gente. Lo segundo es que allí nadie decía nada. Seguí a los demás como perdida, como una horda zombie sigue a sus futuras presas.

La clase estaba abarrotada y se creo ese sentimiento extraño donde piensas que te vas a quedar sin sitio. La gente corre hacía el lugar donde están las colchonetas como si estuvieran repartiendo caramelos, coge la suya y empieza a divagar por la clase de forma veloz, buscando un sitio que se acomode a sus expectativas.

Los Pro delante para mostrar a los demás que han aprendido mucho, los menos hábiles por la zona media, ya saben algo pero no suficiente para estar en la zona Pro, los paquetes y los nuevos detrás para que nadie pueda vernos (se nos olvida que la sala tiene espejos enfrente) y por último los que llegan tarde que no les queda otro remedio que colocarse tras las columnas donde será difícil que puedan ver algo. Estos últimos si tienen mucho morro te dirán con una voz muy suave “te puedes echar un poco para allá”, cuando tu has llegado 15 minutos antes para poder coger sitio. Y tienen la habilidad de que al final acabes tu detrás de la columna. Los odio.

Continua leyendo…

Historias, Reflexiones

Mi nombre es MJ. Historia de una gata. Parte 2

6 septiembre, 2016
Historia de una gata

Hay muchas formas de que te partan el corazón porque hay ciertas personas que lo entregamos demasiado pronto. Para otras personas es más sencillo, se protegen con un pequeño escudo y cuando están a punto de romperles el corazón lo utilizan. Su corazón permanece intacto. A veces me pregunto donde venden esos escudos, pero el Sr. B no lo sabe, parece ser que sólo vienen de serie en ciertos modelos humanos. En el mío desde luego no. El ha tenido la suerte de que si.

Buscando una casa de alquiler más barata, ya que nuestra situación económica iba a empeorar con prontitud, llegamos a un pequeño pueblo de Guadalajara. En realidad nosotros no vivimos en el pueblo sino en una de las cientos de urbanizaciones que se distribuyen alrededor del mismo. El terreno es público y preso de la especulación inmobiliaria por lo que no es raro que sea el pueblo más endeudado de España. Además es extraño que pagando el menor alquiler de nuestra vida estemos en la casa más grande y cómoda en la que hayamos vivido nunca. Eso sí, esta casa está en el fin del mundo.

Continua leyendo…

Ideas, Reflexiones

Mis Party Time. ¿Te animas a quererte?

4 septiembre, 2016
PartyTimeProject_Septiembre

Si quieres unirte a esta iniciativa puedes leerla en la página de Party Time Project aquí. No sientas presión por cumplir tus Party Time, creo que es importante que los hagas pensando en lo que estás haciendo, disfrutando del momento. Pero tampoco los abandones por completo, tenlos en mente para el momento oportuno y a lo mejor tienes que reservarlo, como reservas ir a la peluquería. Yo lo haré así. Son pequeños momentos de fiesta, cosas que te apetezca hacer pero siempre dejas de lado por otras cosas.

Party Time Project

Estos son mis 5 Party Time para el Party Time Project:

  1. Cocinar un pastel de carne. Siempre que lo veo en las películas americanas pienso que yo tengo que probarlo. Me pasó antes con una tarta de manzana que ya hice y me salió genial y ahora me gustaría cocinar esto. Nunca lo he probado así que no sé siquiera si me va a gustar…
  2. Hacer una sesión de meditación al aire libre. Estoy ahora sería bastante fácil porque la casa donde vivimos tiene un pequeño jardín pero como está en el fin del mundo esto es muy tranquilo. Tan tranquilo que la tos de cualquier vecino en su jardín parece que se produce en el interior de tu casa. Nunca lo hago y me apetece mucho pero tengo que buscar un momento que haya poco ruido y que se proyecte la sombra en el jardín.
  3. Terminar de leer Apocalípsis Z. El libro lo abandoné a medio leer. Hace poco una amiga, Julía, me animó a que lo terminará ya que las siguientes partes estaban mejor. El hecho es que éste y las siguientes partes me las regalaron en Navidad así que quiero hacerlo para poder pasar al siguiente nivel.
  4. Hacer un puzzle al mes. Si no es posible al menos hacer algún puzzle en lo que queda de año. El Sr. B y yo nos conocimos en un foro de puzzles, unimos nuestras colecciones y en nuestro salón hay 450 puzzles. Hubo un tiempo que les cogí asco a los puzzles por sucesos que pasaron. Pero ahora creo que ya lo he superado así que estoy animada a volver a una de mis múltiples aficiones.
  5. Asistir a un curso de jabones. Llevo muchos años queriendo hacerlo. Pero son cursos, largos, de un día entero lo mínimo y que cuestan bastante dinero. Ahora no me lo puedo permitir pero lo pongo por si existiese la posibilidad hasta llegar a fin de año. Como Party Time complementario pondré Animarme con la Escalada aunque creo que esto me va a resultar incluso más difícil (escalada en rocódromo interior que no he hecho nunca pero siempre me ha llamado la atención)

Os dejo aquí una Fiesta de Enlaces para que podáis enlazar vuestras direcciones webs, ya sean de blogs, Imstagram, Facebook, cualquier formato es posible, siempre que la aplicación os lo permita y que os apetezca participar. Pinchar en el botón con la ranita azul y os irá solicitando los datos necesarios. Y sí no lo publicáis en ningún sitia podéis escribirlas en los comentarios de este post. Me encantaría leer vuestras ideas.

Y recordar que el primer Domingo de Octubre veremos cuales hemos ido cumpliendo y que tal nos hemos sentido con ello.

Un beso!

Firma