Opinión

Cuando #Escribiresmitrabajo se convierte en pesadilla

23 Marzo, 2017

Esta entrada forma parte de una iniciativa de escritores bajo el hanstag #escribiresmitrabajo

Puedes visitar el resto de entradas de la iniciativa pinchando en lo enlaces al final de este post


“Odio y desesperación.

No sabía qué hacer ni qué decir.

Me sentí engañada y maltratada.

Robada.

Fueron muy malos sentimientos.”

 

Esto es lo que me respondió una amiga cuándo le pregunté como se había sentido al descubrir que su primer libro estaba listo para descargar gratis en algunas páginas webs.

Días atrás me había llegado la noticia de que un conocido experto en marketing online, con gran número de seguidores, había escrito un artículo donde listaba páginas webs de descarga de libros. Comentaba que de forma legal. Intrigada, y desconocedora del tema, pregunte en un grupo de escritores si eso era así, si era legal. A lo que una escritora me dijo que su libro estaba subido a cuatro plataformas y que ella no había dado su consentimiento.

Me puse en contacto con mi amiga para saber más del tema y me sorprendió cuando me contó que eran prácticas comunes.

 

Ella lo había descubierto a través de su editora, que le puso sobre aviso. Parece ser que existe un mundo de “hackers” que entran en Amazon y descargan esos libros, luego los pasan a esas webs. Desconozco si pagando o no. Lo que si entiendo es que esas webs viven de los “clips” a la publicidad alojada en sus páginas, por lo que necesitan la mayor circulación de usuarios posible. Y ofrecer libros “gratis” es una buena forma de conseguirlo.

“- ¿Qué puedes hacer? – le pregunté.

– Me pasaron un formulario de denuncia vía Internet que envié. Al día siguiente había desaparecido mi libro. Pero poco después estaba en otras páginas…

– ¿Y denunciar a la policía?

– No sirve de nada. Cogen la denuncia pero no existe un departamento que trate este tipo de situaciones”

Entonces pensé en mi amiga. Una chica que intenta hacerse un hueco como escritora. Para eso necesita tiempo para escribir.

Si pudiese vivir de su libro podría seguir escribiendo sino tendrá que buscar otro trabajo que le permita comer. Cuando obtenga ese trabajo tendrá poco tiempo para escribir y puede que su sueño acabe en nada…

 

Mientras tanto esas páginas webs se llenan los bolsillos con el trabajo de pequeños autores y la gente que las publicita, puede ser que también. No estoy segura de que este sea el caso pero puede que cuente con enlaces de Afiliados. Es algo que en USA se lleva haciendo tiempo y es una de las maneras más fáciles de ganar dinero con un blog.

Imagina que tienes un blog y hablas de un libro que te encanta. Al final pones un enlace  al libro que se encuentra, por ejemplo, en Amazon. Este enlace es un enlace de Afiliados. Amazon le dará al bloggero un porcentaje de la venta (que en Amazon es pequeño pero que en otras Afiliaciones puede ser bastante alto). Así la persona que publica una entrada recomendando ese tipo de páginas puede llevarse dinero cuando la gente entre en ellas y pinche en la publicidad, mientras que las personas que han creado los libros no se llevan nada de nada… ¿Injusto? Por supuesto.

Hace tiempo preparé, en otro blog de artesanía, un curso de “Cómo poner el precio a tus productos artesanos” Era un curso bastante completo que me llevó mucho tiempo. Lo hice por ayudar a otras personas y para demonstrar que formar es algo que hago bien. Que si lanzo un curso de pago la gente sienta que no va a tirar su dinero.

Al finalizar el curso envié una encuesta. Una de las preguntas era “¿Pagarías por un curso de similares características?” Mientras hubo gente que contesto que sí, dependiendo del precio, otras contestaron que querían que fuese siempre gratis.

 

Eso me reafirmo en algo que ya pensaba hace bastante tiempo, y volviendo a la historia de mi amiga, de cómo la gente pretende que sigas dando cosas gratis y vivas del aire. ¿No sería mejor pagar para que esa persona pueda seguir escribiendo o haciendo cursos que van a ayudarte en un futuro?

Es un intercambio de intereses. Yo pago por un curso o un libro para que haya futuros cursos o libros… pero esto ya es una historia mucho más extensa…

La conversación con mi amiga terminó con algunas frases que me despertaron cierta incertidumbre a pesar de sus palabras de ánimo y apoyo para que siguiera adelante con mi libro:

“- Cuando tengas tu libro en la calle lo entenderás. Es tu pequeño y si alguien le hace daño, sufres”

Y, a pesar del miedo que ya os he expresado antes en otra entrada, tengo ganas de seguir adelante… esperando que si escribir se convierte en mi futuro trabajo no se convierta en pesadilla.

Firma

Organización

Cómo organizarte para escribir y sortear las leyes del tiempo. Parte 1

21 Marzo, 2017

Cómo organizarte para escribir y sortear las leyes del tiempo ha surgido de repente, mediante un impulso. Ayer estaba mosqueadísima. Tengo otro blog de artesanía y recibo muchos emails preguntándome dudas. Al final me paso gran parte de mi tiempo respondiéndolas de manera extensa, sin recibir ni un simple “gracias”. Y eso me hace sentir imbécil.

Imbécil porque el tiempo es el que es y al final lo gasto en cosas que no merecen la pena.

Como el tiempo es caprichoso intento exprimirlo al máximo y eso sólo se consigue con una buena organización. Sin ponerme excusas. Con unas pocas reglas, siendo constante y siguiendo unos hábitos puedo sortear las leyes del tiempo. Lo orgulloso que estaría Einstein de mí ^_^

 

FIJARSE OBJETIVOS

Cuando me dio por correr sabía que la única manera de hacerlo fue marcarme un objetivo. Y eso fue una carrera de 5 km a la que me apunte. La verdad es que llegue de las últimas y a las puertas de la muerte. Tarde la friolera de 50 minutos en terminar. Pero terminé. Así que lo más importante, para mí, es fijar unos objetivos. Tochos, no menudencias, hay que soñar a lo grande 😉

Mis objetivos para este año son 2:

  1. Terminar mi primer libro
  2. Sacar adelante este blog

Y siempre, siempre, siempre pensar en ellos para priorizar las tareas que tengo que llevar a cabo. No hay que perder de vista nunca el objetivo final.

 

ORGANIZAR MI SEMANA

Todos los lunes por la mañana lo primero que hago es organizar la semana. Para ello utilizo un Calendario Semanal que compre en Mr. Moustache.

En él escribo el TEMA de la semana. Por ejemplo imaginar que mi tema esta semana es PONER AL DÍA MI CALENDARIO EDITORIAL.

Todo lo que haga esta semana priorizará ese tema. Cómo excepción las tareas que son hábitos y que tengo que hacer sí o sí como, por ejemplo, programar las publicaciones en Redes Sociales.

Luego escribo las 3 cosas más importantes a realizar esa semana (las tengo que hacer sí o sí):

  1. Escribir artículos a 15 días
  2. Establecer calendario en Redes Sociales
  3. Escribir mi libro

Le doy un título a cada día. Debe ser lo más resumido posible, luego tendremos tiempo para ampliar.

  • Lunes: Organizar la semana.
  • Martes: Redes Sociales.
  • Miércoles: Calendario Editorial
  • Jueves: Calendario Editorial
  • Viernes: Calendario Editorial

Aparte apunto las tareas que no se me pueden olvidar como escribir mi libro, leer artículos que tengo pendientes, contactar con otro bloggero, llamadas, formación…

 

ORGANIZAR MI DÍA A DÍA

Cada día lo primero que hago es una lista de las tareas que tengo que llevar a cabo. Me compre unas pequeñas libretas para hacerlo pero me he dado cuenta de que con el Calendario Semanal es suficiente.

Es importante no fliparse. Tendemos a añadir miles de tareas que no realizamos y luego nos frustramos porque parece que no hemos hecho nada 🙁

Yo pongo una lista que sea posible. ¿Cómo sabré si es posible? Eso sólo se ve con el tiempo. Cuando hayas organizado muchos días te darás cuenta de lo que puedes o no hacer en el tiempo del que dispones.

Cuando no sepas que hacer primero piensa en el título que le has dado a ese día.

Imagina que es Jueves y el título es CALENDARIO EDITORIAL. Entre tu lista de tareas tienes:

  • Escribir artículo para el blog
  • Leer libro para reseña
  • Modificar imágenes para las entradas
  • Preparar Iniciativa Link Party
  • Escribir 500 palabras para mi libro

Piensa que es lo más importante para cumplir el objetivo de tu día. Evidentemente “Escribir artículo para el blog”, con esto estarás cumpliendo tu “CALENDARIO EDITORIAL” y a su vez “Sacar adelante este blog” que al fin y al cabo es tu objetivo final.

En realidad este objetivo está compitiendo directamente con “Escribir 500 palabras para mi libro” y puedo empezar por uno u otro. Aunque este último está más cerca de mi otro objetivo final “Escribir mi libro”. Para crear el hábito de las 500 palabras al día sería más lógico empezar con este cada día y luego continuar con el Calendario Editorial. Cuestión de gustos 😉

 

Así organizo yo mis semanas. Os aseguro que al principio lleva trabajo pero luego se convierte en algo rutinario que ayuda mucho a focalizarse y trabajar más rápido y de forma eficiente. Espero haberte ayudado en cómo organizarte para escribir ^_^

En la próxima entrada de esta serie os daré más consejos, que siempre me quedan entradas que parecen libros 😉

Firma

Sentimientos

En que se parece el deseo de escribir con una semilla

14 Marzo, 2017

Hay semillas de loto que han permanecido en latencia por 1300 años. Son semillas viables pero que no germinan porque las condiciones exteriores no son las adecuadas. Son así de listas. Quedan durmientes hasta que puedan asegurar que se desarrollarán sin sufrir daños como, por ejemplo, exceso o falta de agua.

Creía que esta cualidad sólo estaba presente en las plantas y algunos animales (como los osos cuando hibernan). Pero me equivocaba. En los humanos, como he podido comprobar, también hay vestigios de esta latencia prodigiosa.

 

De este modo el deseo de escribir quedó latente en el fondo de mi alma. Como una semilla de loto. Como un oso que hiverna.

Continua leyendo…